martes , noviembre 24 2020
Pirulines
Home / Destacados / Emprendedores venezolanos que salen adelante fuera de su tierra

Emprendedores venezolanos que salen adelante fuera de su tierra

Muchas son las historias de venezolanos que huyendo de la crisis económica del país han salido adelante en otras tierras. Entre ellas están los casos de Germán Dipaolo, Jairo Castro y Vanessa Hernández, quienes están en España, Chile y EEUU, respectivamente.

Fiorella Tagliafico

Germán salió de Venezuela hace siete años. Se instaló en Barcelona y comenzó como repartidor de una cadena de pizzerías. Poco a poco, junto a su pareja, fue ahorrando y soñando para tener su propio negocio.

«Hace un año se nos hizo el sueño realidad. Tenemos un local de comida venezolana, lo atendemos nosotros mismos y eso nos ha permitido vivir más tranquilos, ayudar más a nuestros familiares y hasta a venezolanos que están empezando aquí también. Sabemos lo importante que es tener una mano que te apoye en el camino, lejos de tus raíces. Ser extranjero no es fácil pero sí se puede alcanzar lo que uno se propone. En mi país lamentablemente ni con tres trabajos podía ahorrar un bolívar. Allá no hay sueños que valgan, eso es imposible. Afuera si trabajas duro ves el resultado. Es muy triste porque antes eso hacían los extranjeros en Venezuela. Surgían y prosperaban. Ahora ya no se puede», dijo Dipaolo.

Jairo, por su parte, se fue hace 6 años a Chile con su esposa. Ambos Ingenieros de Materiales. Comenzaron trabajando, él de vigilante y ella dando clases de inglés a niños. Luego consiguieron otros trabajos, no relacionados a sus estudios, hasta que por fin Castro consiguió un trabajo acorde a sus expectativas en una mina de Antofagasta.

«No es un camino fácil emigrar pero tienes la seguridad que el esfuerzo es recompensado. Hoy tengo dos hijas, unas morochas chilenas por las que tengo que velar, tengo mi casa propia, carro, me traje a mi mamá y ayudo a los que me quedan en Venezuela. Paso dos semanas en la mina y una en casa. Pero estoy tranquilo, con un seguro de salud que cubre a mi familia entera, sin angustias y con ahorros», dijo Jairo Castro.

Vanessa Hernández es venezolana, pero consiguió la nacionalidad americana por su papá. Primero emigró a Argentina y luego por los trámites de solicitud de nacionalidad en EEUU, se mudó definitivamente a Miami. Allí asegura estar viviendo el sueño americano del que tanto hablan.

«En Argentina empecé a estudiar sicología mientras trabajaba en una tienda de antigüedades y pintaba retratos en mi tiempo libre. Pero me salió la oportunidad de conseguir la nacionalidad americana por mi papá y tuve que separarme temporalmente de mi esposo. Aquí llevo casi dos años. Me costó conseguir trabajo los primeros meses. Luego entré de anfitriona en una galería de arte, hasta ahora. Cuando comenzó la pandemia cerró, pero ahora reabrimos con la buena noticia de que la dueña me permitirá mostrar algunas de mis pinturas. Eso ha significado la gloria en mi vida. Aún no me lo creo. Además con lo que gano ahora ayudo más a mi mamá en Venezuela», contó Hernández.

Los tres fueron consultados por Descifrado con respecto a si hubiesen querido quedarse en su país de contar con las posibilidades de alcanzar sus metas. Las respuestas coincidieron. «Sí».

«Mi felicidad sería completa si lo que he logrado aquí lo hubiese podido hacer en mi casa, en mi suelo, pero allí se encargaron de cercenar el futuro de niños, jóvenes y adultos. Los destinaron a no soñar», dijo Germán.

Jairo también expresó que deseaba quedarse en Venezuela pero no tenía oportunidades que lo ayudaran a surgir. «Allá no tenía esperanzas de comprarme ni una moto. Aquí amoblé mi casa propia, mi esposa no tiene que trabajar, tengo carro, mantengo feliz y cómoda a mi mamá, como todos los adultos mayores merecen. Lamentablemente eso lo robaron en Venezuela. Allá no hay seguridad de nada, ni siquiera de poder comer al día siguiente».

Por último, Vanessa acotó: «Venezuela es mi país. Sueño con regresar pronto y que la prosperidad sea para todo el que luche por ella».

Fuente https://www.descifrado.com/2020/10/22/emprendedores-venezolanos-que-salen-adelante-fuera-de-su-tierra/

Te podría interesar

Una obra de Cruz-Diez forma parte del edificio del Museo de Bellas Artes de Houston

La pieza Chromosaturation MFAH, que abarca más de 380 metros cuadrados, es una de las cromosaturaciones más grandes y brillantes del maestro venezolano