martes , octubre 27 2020
Pirulines
Home / Destacados / La venezolana que conquistó con su colorido a toda España

La venezolana que conquistó con su colorido a toda España

Mavi Prado es una venezolana residenciada en España donde se ha dedicado al diseño de accesorios y al retrato de famosos.

Enrique Rondón Nieto

Revisando cuentas de Instagram en búsqueda de novedades y personajes, encontramos una galería de retratos. Están desde una diseñadora «aristócrata española de fama mundial» hasta Oriana Wadskier, una estudiante venezolana que fue arrastrada por un vehículo militar durante una protesta, pasando por el cantante Miguel Ignacio Mendoza, Nacho.

La identificación de esa cuenta es @mavipradoarte. Cumplía con, por lo menos, dos parámetros de búsqueda: Venezolana y aquel estallido de colores era una novedad.

View this post on Instagram

En mi obra predomina la esencia venezolana. El colorido de un país que me traje en dos maletas a España. En ellas transmito el calor del caribe, el sabor de un pabellón criollo, el resplandor del rayo del Catatumbo, el agua turquesa de nuestras playas, la forma de las arepas, el vuelo de las guacamayas, el aroma de un café recién colado, el abrazo de la familia, la majestuosidad del Salto Angel, el baile de tambores, la inmensidad de las montañas andinas y el ritmo de un joropo. La nostalgia y añoranza de lo que es Venezuela en mi alma lo plasmo en cada mirada, cada color, cada forma. Venezuela está en mi y en mi arte, aunque me haya ido, mi país nunca se fue de mi. 💛💙❤ Harina P.A.N. Sus siglas: Productos Alimenticios Venezolanos, es el producto estrella de nuestro país, harina de maíz precocida con la que preparamos las arepas, hallacas, empanadas y un sin fin de platos exquisitos que no solo son ícono de nuestra tierra, sino que por motivo de la diáspora venezolana @diasporavenezolana los hemos llevado a los paladares del mundo entero. El 10 de diciembre de 1960 fue presentada al mercado venezolano la Harina P.A.N. cuyo empaque con una figura femenina inspirada en la cantante portuguesa Carmen Miranda, fue creado por el búlgaro Marko Markoff. Esta es mi versión del logo que ha representado durante casi 60 años, la gastronomía criolla. @empresaspolar @antojosaraguaney 💛💙❤ #Venezuela #arepas #harinaPAN #alimentospolar #iconovenezolano #tricolor #arte #MaviPrado #ilustrarparainspirar #LorenzoMendoza #empanadas #gastronomiavenezolana #miestilo #venezolanosenelmundo #talentovenezolano #hallacas

A post shared by M A V I P R A D O (@mavipradoarte) on

Respondió rápido a nuestro cuestionario. Prefirió escribir que la opción notas de voz: Mi nombre es Marian Virginia Fernández Prado. Mavi Prado es un homenaje a mi madre, de quien heredé la vena artística.

Nació en Maracaibo, estado Zulia, el 14 de julio de 1980. A los 11 años se mudó a San Cristóbal, estado Táchira. Desde 2004 vivía entre España, Venezuela y Miami. En el 2017 emigró a Barcelona, España. Inicialmente a Cataluña y luego a Valencia, donde reside. «Valencia es una ciudad hermosa que nos hizo sentir en casa desde el primer día. Valencia ha sido el impulso y la inspiración para emprender a través del arte».

Mavi habla en plural porque incluye a su esposo, «es ciudadano español, por eso la decisión de emigrar a España»

–No he estudiado Bellas Artes. Soy autodidacta y mi conocimiento es empírico. Estudié Publicidad & Mercadeo, Diseño Gráfico (sin culminar la carrera) y Educación Preescolar. Desde niña sentí una gran pasión por la pintura. Mi madre es médico hematologo de profesión pero pintora, ingeniero, arquitecto y artista de vocación. Al verla pintar cuadros que hacía para mis abuelos sentía que yo también podría hacerlo. Desde los 4 años hice cursos de dibujo y pintura. Al graduarme de bachiller, siendo tan joven, opté por estudiar en San Cristóbal Publicidad y Mercadeo.

«Mavi Prado Arte es mi Marca Personal. Un emprendimiento a través del arte que me ha permitido desarrollar mis habilidades y talentos artísticos de manera autónoma. Nació como marca en 2015. Desde el año 2008 junto a mi madre y mi hermana creamos una empresa en Venezuela llamada Nany Design, un taller donde nos dedicamos al arte sacro como principal actividad artística. Pintábamos imágenes religiosas sobre madera, que vendimos en países como Colombia, Estados Unidos, México, España, Italia, Alemania, Portugal, Argentina.

«En 2015, en una gran búsqueda y transformación espiritual y de mi ser, comencé a experimentar con nuevas técnicas creando así mi línea de accesorios de madera pintados a mano: Inspire. by Mavi Prado, piezas únicas y personalizadas. En 2017 incursioné en el mundo de la ilustración quedando totalmente enamorada. Ilustraba de manera tradicional y en 2019 comencé a hacer ilustración digital, plasmando mis obras en artículos como tazas, camisetas, cojines, bolsos».

Mavi no habla de clientes, «me gusta llamarlos amigos». Asegura que desde el momento que la contactan para una ilustración «nos conectamos de manera mágica. Me gusta contar una historia con mis colores vibrantes y formas atrevidas. No es sólo plasmar un rostro, es transmitir un sentimiento. Me encanta ilustrar y pintar con propósito».

La mayoría de los rostros que se aprecian en su cuenta en Instagram son femeninos: «Transmitir la belleza, lo sublime, el poder y la sensibilidad de los rasgos femeninos junto a frases que me inspiran de momentos y sentimientos vividos es una característica que comienza a definir mi línea artística y mi estilo».

Sin ser crítico de arte, sino simple aficionado, siento mucho Van Gogh en tus cuadros. ¿Hay esa influencia?

–Cuando empecé a pintar lo hice de manera intuitiva y apasionada. Mi influencia pictórica fue mi madre. Pensé durante mucho tiempo que por el hecho de no haber estudiado Bellas Artes pintaba de forma ingenua y sin influencias de grandes artistas, sin embargo, me he dado cuenta que todos tenemos dentro una chispa que nos inspira e impulsa a hacer lo que amamos. Van Gogh pintaba con todo su corazón, me encanta su obra, es maravillosa. Quizás de manera muy sutil ha influido en mi obra.

¿Von Gogh o Reveron si te diera a escoger alguien que piensa regalarte una obra de arte?

–Vicent Van Gogh. Aunque admiro muchisimo la obra de Armando Reveron por ser uno de los artistas plásticos más importantes y genuinos del siglo xx y gran orgullo de Venezuela. Su estilo no me cautiva tanto como la obra colorida e intensa de Van Gogh.

Has pintado desde aristócratas hasta personas como Oriana Wadskier, pasando por Nacho, ¿Como se han acercado ellos a ti, o tu a ellos?

–Comencé ilustrando artistas plásticos e ilustradores que admiro y que me inspiran. Esa idea de homenajear a quien está detrás del pincel me pareció genial y muy terapéutico, aparte de que me ayuda mucho a practicar. Pronto seguí retratando personajes, actrices, cantantes, diseñadores que me llevan a revivir momentos de nostalgia en Venezuela. En el caso de Oriana, mi manera de rendir honor a su valentía y celebrar que es una heroína de la vida fue pintar sus cicatrices llenas de flores. Soñé que de sus cicatrices nacían flores y así la representé. Se la envié y le encantó. Es muy gratificante y emotivo para mi poder llenar de colores los rostros de quienes admiro.

Dices que para tí pintar es una terapia, ¿En qué momentos especiales has recurrido a esa terapia?

–El 2020 ha sido un año de muchos golpes duros para mi. En Marzo, me contagié de Covid-19, un momento en el que viví mucho miedo, incertidumbre y soledad. Me despidieron de mi trabajo regular y en ese momento me centré en pintar e ilustrar como válvula de escape emocional. Creo que viví una transformación importante en mi estilo de ilustración siguiendo la misma línea colorida y muy alegre. Durante el confinamiento tuve muchísimo tiempo a solas para reinventarme y expresar mis ideas. Me sirvió de terapia para sanar física y emocionalmente.

–Entre Julio y Agosto fallecen en Venezuela, mi abuela, mi tía y mi padre por Covid-19. Quedé devastada, sintiendo el dolor más profundo que jamás sentí y nuevamente recurro al arte como terapia de sanación. Todas mis obras están dedicadas a rendir honor a la memoria de mi padre, Antonio Fernández Boscán. Mi mayor admirador. Siempre creyó en mi, me apoyó y sé que desde el cielo sigue enviándome la fuerza e inspiración que necesito para alcanzar mis sueños en el mundo del arte.

¿Qué ofrece Mavi Prado Arte?

— Ofrece una experiencia emotiva a través de colores brillantes, estridentes y vivos, formas geométricas y espontáneas plasmadas en un retrato personalizado que contará tu historia de manera única y especial. Mis cuadros y artículos exclusivos pintados a mano llenarán tu vida de alegría y color.

En España, ¿cuáles han sido tus momentos de más de dicha y cuáles los de mayor nostalgia?

Mi mayor dicha en España es poder brindarle a mi hijo una vida llena de posibilidades y seguridad. Los momentos de amor con mi familia. Poder dedicarme a lo que me apasiona y me hace feliz, conocer gente maravillosa que me motiva a seguir adelante a pesar de las adversidades y tragedias. Vivir en una ciudad preciosa donde me siento cómoda y tranquila. Los momentos de mayor nostalgia son esos donde extraño tanto a mi familia, las navidades sin mis afectos, mi país, las montañas de San Cristóbal y el calor del Zulia, mis amigos. La muerte de mis seres amados por la pandemia.

Aunque la comunicación era por escrito, sin vernos los ojos, las últimas frases provocaron momentos de silencio… Lo único que se me ocurrió fue preguntarle ¿cómo te puede contactar alguien interesado en una de tus obras?

— Por mis redes sociales: Instagram @mavipradoarte, Facebook maviprado. correo mavipradoarte@gmail.com

Fuente https://informe21.com/actualidad/mavi-prado-se-llevo-a-espana-los-colores-de-venezuela

Te podría interesar

Exhumación de los restos de José Gregorio Hernández: cada vez más cerca de la beatificación

El cardenal indicó que después de que termine el protocolo, de más de 50 páginas, los expertos mejorarán las condiciones del sepulcro para garantizar que los restos del próximo beato venezolano se conserven en el mejor de los estados posibles.