martes , octubre 27 2020
Banner Chocolates Savoy
Home / Destacados / El Kilombo: los venezolanos que le encontraron la vuelta a los memes y facturan $ 30 millones desde Instagram

El Kilombo: los venezolanos que le encontraron la vuelta a los memes y facturan $ 30 millones desde Instagram

Judith Morales del Barco

Lionel Messi y Antonela Roccuzzo tienen algo en común con el cantante colombiano J Balvin y más de 3 millones de argentinos: todos siguen la cuenta de memes más famosa del país, El Kilombo. Edgar Anzola, (32), Gabriel Gagliardoni (28) y Javier Río (32) son los responsables del Instagram que le saca una sonrisa al crack y tienen la respuesta a eso que no creíamos que necesitábamos saber: qué hace reír a Messi.

Edgar, Gabriel y Javier llegaron hace 5 años a la Argentina desde Venezuela con 3.000 dólares, ahorros que entre los tres habían logrado juntar y destinaron todo a apostar por vivir de Internet y obtener dinero con una cuenta de Instagram. Hoy lideran un equipo de 10 personas. Además, generan trabajo para otros expertos digitales que buscan trabajar con ellos en proyectos específicos de marcas como Adidas o Uber, y se proyectan hacia el exterior.

Esmeralda Mitre también sigue El Kilombo, pero la lista de argentinos que se ríen con un producto venezolano está lejos de terminar. La base del éxito es la investigación e intentar llegar antes que el resto y en su mejor momento. El Kilombo llegó a crecer a un ritmo de 10.000 seguidores diarios, aunque tuvieron un traspié al principio, cuando el cambio de nombre los afectó por la “K” que muchos usuarios relacionaron con el kirchnerismo.

Varias empresas exitosas mantienen en el inconsciente colectivo la idea de haber sido creadas en un garage, El Kilombo casi que no escapa a la leyenda. Los tres amigos alquilaron un departamento en el que vivieron juntos mientras el dinero se les iba en renta y comida. Decidieron no buscar trabajos part-time y enfocarse en monetizar la cuenta de Instagram lo antes posible. Fueron siete meses duros, y cuando estuvieron en el límite de sus bolsillos, El Kilombo empezó a dar sus frutos. A la distancia ven esto como una jugada peligrosa que salió bien.

Para quienes quieran crecer en sus redes también lanzaron e-books de marketing a menos de $ 500 cada uno, donde cuentan con garantía de devolución si el comprador no está conforme.

Hoy más de 300 personas, en su mayoría argentinas, ya se postularon para trabajar con ellos. Confían en que mantener abiertas las postulaciones es la mejor manera de encontrar talentos que confíen en su marca tanto como ellos.

También apuestan a la industria turística, incluso en pandemia, y esperan con El Kilombo Travel planificar viajes grupales dentro de Argentina y hacia el exterior en paquetes armados. 

El plan no termina ahí y, aunque implica más trabajo en Argentina, también incluye una nueva mudanza para Edgar, Gabriel y Javier que quieren dejar atrás las restricciones cambiarias. El reclamo de Gagliardoni no suena político pero sí cargado de resignación: “Nos limita la moneda, es cuesta arriba crecer. El plan es irnos a Estados Unidos, dejar una estructura armada y quedarnos en posición de board, tomando decisiones estratégicas. Nuestro trabajo es 100% remoto y lo podemos hacer desde cualquier parte del mundo”.

La respuesta a cuáles son los memes favoritos de Messi es algo desalentadora y desinfla la idea de la pareja compartiendo posteos en mensajes directos desde distintas partes de la casa: “No creo que Messi consuma muchos memes, no tiene tanto tiempo para eso. Capaz Antonela que a veces nos comenta… Nuestro público es en su mayoría femenino”.

Fuente https://www.clarin.com/economia/kilombo-venezolanos-encontraron-vuelta-memes-facturan-30-millones-instagram_0_1slnfKhlt.html

Te podría interesar

Exhumación de los restos de José Gregorio Hernández: cada vez más cerca de la beatificación

El cardenal indicó que después de que termine el protocolo, de más de 50 páginas, los expertos mejorarán las condiciones del sepulcro para garantizar que los restos del próximo beato venezolano se conserven en el mejor de los estados posibles.