jueves , octubre 1 2020
Home / Noticias / El terrible desastre ecológico de Nicolás Maduro para acelerar la producción ilegal de oro

El terrible desastre ecológico de Nicolás Maduro para acelerar la producción ilegal de oro

La actividad minera en los alrededores del Parque Nacional Canaima (PNC) está haciendo potencialmente vulnerable a una superficie de 22.481 hectáreas del interior del PNC, de las cuales 7.419 hectáreas tienen una “vulnerabilidad alta”.

Redacción | Primer Informe

La actividad minera en el sur de Venezuela, autorizada y promovida por el régimen de Nicolás Maduro, está generando un daño ecológico que ha convertido en vulnerable una extensa área de más de 21 mil hectáreas del Parque Nacional Canaima, según el más reciente reporte de la organización SOS Orinoco, que monitorea la extensión del daño.

La zona afectada conforma un tipo de territorio que tomó millones de años en formarse, y cuya recuperación podría tomarse varios cientos y hasta miles de años, debido al tipo de suelo vulnerable. La actividad intensiva de explotación aurífera con poderosos contaminantes como el mercurio y las mangueras de presión, ha causado un daño ecológico que se han incrementado a una velocidad de casi una hectárea por mes, según el reporte de SOS Orinoco.

El Parque Nacional Canaima fue designado en 1994 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por ser una reserva natural que cuenta con relieves especiales y únicos en todo el mundo, mejor conocidos como tepuyes, que son especies de mesetas de millones de años de antigüedad, con paredes verticales y cimas casi planas.

Los tepuyes más conocidos son el Monte Roraima, el más alto y fácil de escalar de todo el parque, y el Auyan-tepui, el más visitado, pues en este se encuentra la catarata o caída de agua más alta del mundo, el Salto Ángel. Los tepuy son rocas areniscas y datan del período en que América y África formaban un supercontinente. A este tipo de relieve se le conoce comúnmente como Macizo Guayanés.

Increiblemente, las actividades auríferas se están desarrollando a escasa distancia de los tepuyes, causando una devastación no sólo a la delicada ecología de la zona, sino también un daño socioeconómico, de biodiversidad e institucional.

El informe SOS Orinoco

En el presente informe de actualización se muestra una periodización de la actividad minera documentada en el PNC hasta 2019, y se caracterizan los cambios en el inventario de minas presentado en 2018. Se registró una intensificación de la actividad minera en los últimos 19 meses, con un incremento total del área afectada dentro del PNC de 20 ha, pasando de 501 a 521 ha. También se determinó la existencia de otras minas no detectadas en el informe anterior, sin contar el número de balsas minera que operan y que son más difíciles de detectar y que según fuentes locales superan las 20 unidades.

Se presenta un novedoso análisis preliminar de los impactos ambientales de la actividad minera en el PNC, considerando la minería existente dentro del PNC así como en áreas adyacentes, y sus impactos en las cuencas de los ríos Kukenán y Caroní, considerando los ámbitos: ecológicos, biodiversidad, escénicos, socioeconómico e institucional. Se determinó que un 70% del curso del río Caroní podría encontrarse en riesgo de contaminación a causa del mercurio utilizado en la minería aurífera.

También se evaluó el alcance de esta contaminación siguiendo el análisis diagnóstico de la vulnerabilidad del paisaje propuesto por Markham y Sangermano (2018), considerando el área de actividad minera en las adyacencias del parque, la cual sumó 7.680 ha en 2018. El análisis de distancia de costos determinó que la actividad minera fuera del PNC está haciendo potencialmente vulnerable a una superficie de 22.481 ha del interior del PNC, de las cuales 7.419 ha tienen una “vulnerabilidad alta” a la actividad minera, 8.935 tendrían una “vulnerabilidad media”, y 6.127 ha están potencialmente expuestas a una “vulnerabilidad baja”.

Además, se presenta un recuento y análisis explicativo referente a la conflictiva situación entre el pueblo pemón, el Estado venezolano y los grupos criminales, por el control territorial y de la actividad minera en el PNC y sus adyacencias, entre 2018 y febrero de 2020.   Se resalta cómo el movimiento indígena pemón y el control sobre su territorio ancestral ha sido severamente debilitado; así como las graves violaciones a los derechos humanos e indígenas cometidos contra los pobladores del PNC y sus alrededores. Finalmente se presentan otros impactos sobre el PNC/SPM y el pueblo pemón, detectados en campo y por testimonios presenciales, que también están estrechamente relacionados con los sucesos acaecidos en el último año y medio, así como con el agravamiento de la crisis humanitaria compleja que experimenta Venezuela, y que no habían sido detectados en julio del 2018.

Fuente : primerinforme.com

Te podría interesar

Aerolínea Estelar hará vuelo de repatriación de Caracas a Madrid el 2-Oct

En una publicación de Instagram, la compañía aérea dijo que el avión solo podrá ser abordado por aquellos pasajeros que estén en un listado hecho por la embajada de España en Venezuela