miércoles , diciembre 11 2019
Mandalo2018 950x250
Home / Destacados / “Renny Presente” o la Venezuela que perdimos

“Renny Presente” o la Venezuela que perdimos

Una puesta en escena emocional y bien concebida, con una impresionante caracterización del actor Daniel Jiménez, le rinde tributo a una de las personalidades más influyentes en la historia de nuestra

Aquilino José Mata/El Universal

Uno entraba a la sala y sobre el escenario encontraba un set de televisión, pero no uno cualquiera, sino una acertada reinterpretación del que utilizaba Renny Ottolina en su show diario, en la época en que pertenecía a Radio Caracas TV, que así se llamaba entonces antes de ser rebautizada por sus siglas actuales y antes también de que fuese sacada del aire por el régimen chavista en el inicio de su feroz arremetida contra la libertad de expresión. 


Como abrebocas, escuchamos las voces en off de gente que trabajó con el bien llamado Número Uno, un calificativo que mejor no podía definir al objeto de tributo de este espectáculo. Sin ser identificados, cada uno narraba sus experiencias con el animador y productor. Todos coincidían en mencionar los atributos que caracterizaron su buen hacer profesional. Exigente, disciplinado, metódico y adelantado a su tiempo eran algunos de ellos. Su clásico silbido y los jingles de su programa contribuían a remarcar también el ambiente para lo que veríamos luego, que, digámoslo ya y sin temor de caer en excesos, es uno de los homenajes mejor concebidos y emocionales que hayamos visto en la escena nacional reciente.


Para empezar, Renny Presente cuenta, y esta es su principal fortaleza, con un buen actor, Daniel Jiménez, caracterizado de tal manera que su parecido con Ottolina es impresionante, tanto en lo físico como en su voz y gestos. Pero todo no queda reducido a una mera imitación, que esto hubiese sido lo fácil, sino que además, y es lo que le otorga consistencia a su trabajo, acomete una interpretación del personaje “desde adentro”. Queda más que bien librado al meterse en la piel de un hombre multifacético, controversial, carismático, reflexivo y elocuente, afable y risueño, soberbio y hasta inmodesto de acuerdo a la ocasión; en fin, un hueso duro de roer en términos histriónicos. Sobre él recae todo el peso del espectáculo, un desafío que su protagonista sortea con eficacia y honradez, al mantener cautivo el interés de la audiencia sin que decaiga ni un solo momento. 


Nos dicen que Jiménez inició este Renny Presente como un espectáculo de microteatro, al que su director actual, Juan Carlos Ogando, le encontró posibilidades para desarrollarlo incorporándole nuevos y atrayentes ingredientes, como bailarinas -que en ocasiones se mimetizan en las célebres Chicas del Show-, mensajes publicitarios de la época y videos con algunas de las figuras nacionales e internacionales que pasaron por El Show de Renny y Renny presenta (el especial de una hora que el animador presentaba los domingos), estrellas de la talla de Tom Jones, Miriam Makeba, Raphael, Henry Stephen, Mirtha Pérez y un veinteañero Cherry Navarro recién llegado de España y que ya despuntaba como ídolo, una carrera que quedaría truncada pocos meses después con su inesperada muerte. Sin duda, un bien pensado y estructurado compendio de elementos nostálgicos y referenciales. 


Mención aparte para Mirla Castellanos, quien en sus inicios formó parte del grupo de luminarias que actuaban con Renny. Ella tiene a su cargo uno de los segmentos más divertidos y memorables. Con gracia, desparpajo y, sobre todo, mucha espontaneidad, narró algunas anécdotas vividas con su mentor y cantó un popurrí con varios de sus éxitos, de entonces y de siempre, como Ese día llegará, la canción con la cual ganó el Festival de Benidorm en España, Dio come ti amo, La tómbola y Dominique.

La Primerísima (calificativo que el propio Daniel Jiménez, como Renny, aclara que no se lo puso él, como muchos suelen creer, sino Ricardo Tirado y Oswaldo Yepes, haciéndoles así un merecido honor) se metió al público en el bolsillo con una participación sencillamente brillante, de acuerdo a su estilo, categoría y veteranía artística. Muy bien por ella. 

Cabe destacar que todos los parlamentos de Renny Presente son los que él dijo originalmente en sus diversas etapas como hombre de televisión y posteriormente de radio y como político. No hay diálogos ni monólogos agregados, lo cual es otro de sus notorios aspectos. Algunos de ellos, sobre todo los que tienen que ver con su faceta de candidato presidencial, pudieron haber sido más breves, lo cual no le resta efectividad al montaje, sino que, en nuestra opinión, lo habrían agilizado más.  

Fue corta la temporada inaugural de Renny Presente, espectáculo producido por Jorgita Rodríguez a través de su empresa vayaalteatro.com para el Centro Cultural BOD. Imaginamos que lo hicieron para medir su receptividad. A juzgar por los comentarios, que han sido más que satisfactorios, ojalá regrese pronto a la cartelera. En momentos trágicos como los que vive el país, a merced de un régimen ineficaz, intolerante y represivo, que lo sumió en la crisis más grave de su historia a todos los niveles, es bueno reivindicar a la Venezuela que perdimos y a los personajes que conformaron su identidad, gente como Renny Ottolina, un hombre que, a 40 años de su lamentable desaparición, sigue siendo ejemplo de civilidad y fuerza moral frente a la barbarie que hoy nos agobia.

Fuente http://www.eluniversal.com/entretenimiento/44044/renny-presente-o-la-venezuela-que-perdimos

Te podría interesar

Johnnie Walker trae a Venezuela las dos últimas botellas coleccionables inspiradas en Game Of Thrones

Johnnie Walker en colaboración continua con HBO presentan dos nuevos whiskies escoceses al reino, en …