viernes , julio 19 2019
Anis Cartujo
Home / Deportes / Venezuela y el éxito del trabajo

Venezuela y el éxito del trabajo

Rafael Dudamel es el espíritu de una selección que no ha parado de crecer en los últimos años. Talento y esfuerzo para pelear contra las mejores del continente.

Jorge Castro

Corría el año 2012 cuando Rafael Dudamel tomaba primeros contactos con la selección Venezolana. Tras su paso por Estudiantes de Mérida le daban las llaves del vestuario de las selecciones Sub-17 y Sub-20. Empezaba a conocer el talento que tenía la Vinotinto en sus categorías inferiores y a trabajar en explotarlo al máximo de sus posibilidades. Tras un corto paso por Deportivo Lara, volvía a la selección, en este caso como entrenador del equipo mayor, aunque también del Sub-20.

Fue en 2016, con la Copa América Centenario en el horizonte. Poco se esperaba de la Vinotinto en un torneo de tal exigencia y con tan poco tiempo de preparación. Sin embargo, el equipo dejó grandes sensaciones, superando la fase de grupos sin derrotas y superando a selecciones muy potentes como Uruguay. Era el principio de la que está siendo la época más dulce del fútbol venezolano.

El profe Dudamel ha dotado a la selección de una identidad futbolística y un carácter competitivo sin precedentes en la Vinotinto. Es un equipo correoso, capaz de adaptarse a cualquier situación o rival y que basa su juego en un buen orden táctico y en explotar al máximo la calidad de sus hombres de ataque. Su gran triunfo es haber sido capaz de sacar el máximo rendimiento de sus futbolistas. El mensaje es claro: todos unidos por una misma camiseta. Sin estrellas. Sin excusas. 

La ilusionante generación del Mundial de Corea

Por si fuera poco, Venezuela presentó en el Mundial Sub-20 de Corea del Sur en 2017 a la generación más ilusionante. Bajo el mando de Dudamel, se coronaron con un subcampeonato en lo que fue el mejor resultado de una selección venezolana en su historia con diferencia. Faríñez, Soteldo, Osorio…jugadores que no tardarían en dar el salto para poner su talento a servicio de la mayor.

De la mezcla de dos generaciones bien diferenciadas nace la selección que estamos viendo en Brasil. Veteranos en mil batallas como Salomón Rondón o Tomás Rincónse juntan con futbolistas del hambre de Yangel Herrera o Jhon Murillo. Se suman jugadores en el mejor momento de sus carreras como Darwin Machís o Junior Moreno. 

Con su victoria ante Bolivia, Rafael Dudamel se convirtió en el primer entrenador que consigue ganar tres partidos con Venezuela en Copa América. Venció a Uruguay y Jamaica en 2016 y, ahora, contra Bolivia. Un dato que demuestran el gran trabajo realizado. Un ejemplo de lo que se debe hacer para tener éxito.

Esta Copa América no es más que una confirmación del gran momento que vive el fútbol en Venezuela, que tristemente contrasta con la complicada situación política del país. La Vinotinto es un hilo de esperanza para un pueblo que lo pasa mal. Y esto es solo el principio: los ojos están puestos en la clasificación a Qatar 2022, en lo que sería el hito más importante de su historia.

Fuente https://as.com/futbol/2019/06/23/internacional/1561296505_794487.html

Te podría interesar

No hay que pasar por los consulados de Maduro en España para canjear los carnets de conducir

Se consideran canjeables los permisos de conducción expedidos en origen en tarjeta de plástico / …