viernes , julio 19 2019
TostyArepa
Home / Destacados / Daniela Alvarado: «No me voy a privar de vivir por nadie»

Daniela Alvarado: «No me voy a privar de vivir por nadie»

Daniela Alvarado/ El Universal

La actriz celebra el segundo aniversario de la obra «Hecha en Venezuela» y también el proceso de transformación que vive su cuerpo tras someterse en marzo a una cirugía bariátrica.

Yolimer Obelmejías/ El UNIVERSAL

Hija de Carmen Julia Álvarez y Daniel Alvarado, Daniela Alvarado ha pasado casi cuatro décadas expuesta a las luces y cámaras de la televisión, creciendo frente al ojo escrutador de la fama y las opiniones de los adeptos del mundo del entretenimiento. Cada uno con un juicio y una palabra a flor de labios sobre su trabajo, sobre su vida, su cuerpo, su aspecto y hasta su forma de ser. 


Hace dos años, la intérprete empezó a llevar a las tablas el montaje Hecha en Venezuela en el que narra cómo ha sido su recorrido en los medios de comunicación, su carrera, su interacción con el público, entre otros temas y, hoy por hoy, continúa haciéndolo con la esperanza de llevarlo no sólo por las principales ciudades del país sino también a todo aquel que lo quiera ver, no importa si se encuentra más allá de nuestras fronteras. 


Por estos días, Alvarado no solo celebra el aniversario de la pieza sino también el proceso de transformación que vive su cuerpo tras someterse el pasado mes de marzo a una cirugía bariátrica que la ha ayudado a perder, hasta ahora, más de 15 kilos. Esos que tantas veces le valieron más de un comentario desafortunado o una crítica malsana en las redes sociales, que en los últimos tiempos se han erigido en juez y parte de todo aquel que se desenvuelva en ellas sin importar lo que vive quien está detrás del teléfono o teclado. 


Sobreponiéndose a cualquier tipo de circunstancia, cual ave fénix, casualidad o no la representación de su signo zodiacal en el tarot -Escorpión del 23 de octubre- la talentosa actriz se levanta de sus cenizas y renace nuevamente. 


-En el montaje habla sobre la venezolanidad, su vida amorosa y sus miedos, entre otros tópicos, ¿ha sido terapéutico para usted llevarlo a escena? ¿Le ha servido para exorcizar sus demonios? 

-Obvio, más que terapéutico. Sólo pienso en lo mucho que dreno cuando la hago. 
-¿A qué otras ciudades y países tiene planeado llevar la obra en el futuro? -Argentina, Chile, Perú, Colombia y Panamá, entre otros lugares, Dios mediante. 


-Actualmente vive un proceso de transformación física producto de la cirugía bariátrica a la que se sometió en marzo. Además de la evidente pérdida de peso, ¿qué otros cambios experimenta? ¿Empezaron con la operación o ya se venían gestando en usted? 

-Venía con varios cambios dentro de mí. No bebo, dejé de fumar, no como carne, ni pollo, ni charcutería. No tomo refrescos (aunque lo añoro). Empecé a buscar lo que me hacía feliz a mí y no lo que hacía feliz a los demás; aprendí a decir que no, empecé a buscar mi paz; y creo que la estoy encontrando. La cirugía fue un plus a todo el conjunto de cosas que ya venía haciendo. 

-¿Cómo se hace para ser una figura pública con sobrepeso en una sociedad gordofóbica? 

-La sociedad siempre será la sociedad, siempre distorsionada, siempre en contra de lo que tú quieras entregar, nunca la puedes complacer, así que un día decides complacerte a ti. Ese día te sabe a m….. La sociedad gordofóbica, y te das cuenta que a la que le falta alma es a ella, no a ti. Ella es la que ofende, no tú. 


-¿De qué manera la afectan los comentarios que le hacen algunos seguidores en las redes sociales? ¿En qué se apoya o refugia para que no vulneren su autoestima, para que no afecten su estado de ánimo? 

-Afectan mucho. A veces trato de conversar con la gente, de explicarle, de que entiendan. No es común tener una conversación inteligente en Instagram, trato de que sea así, pocas veces lo logro. Me he dado cuenta de que los que insultan son poco agraciados físicamente y digo: Ah, ya entendí de dónde viene todo. Es un tema de educación. Te das cuenta de a quién lo educaron mal y a quién no, también hay mucha ignorancia y por supuesto la gente que te dice: «Yo opino que»… Y yo lo que pienso es: «No te pedí tu opinión». Los bloqueo y ya, no me amargo. 


-Hace teatro, giras, publicidad en las redes sociales, ¿se considera optimista sobre el futuro de Venezuela? Y particularmente, sobre el futuro de los actores y personas dedicadas al mundo del entretenimiento? 

-A veces sí, a veces no. Hace poco una amiga me dijo: «Estoy harta de decir: ¡Vamos a ver qué pasa! Pues no voy a esperar a ver qué pasa. ¡Voy a seguir hacia adelante!» Y dije: Tiene razón, no me voy a privar de vivir por nada ni por nadie. Nuestra industria está atrasada como 30 años, cuando volvamos, hay que ponernos las pilas, dejarse de la pendejada de querer hacer novelas y hacer series y punto. 

-La llegada de su sobrina Camila ha llenado a su familia de alegría, ¿cómo se siente usted? Independientemente de estar acompañada o no en el ámbito amoroso, ¿Le gustaría ser madre?

 -Estoy absolutamente enamorada de Camila. No lo sé explicar, a veces sí quiero ser mamá, a veces no. No lo sé. Dios dirá. 


-¿Hollywood es su próxima estación?

 -A donde Dios me mande

Te podría interesar

No hay que pasar por los consulados de Maduro en España para canjear los carnets de conducir

Se consideran canjeables los permisos de conducción expedidos en origen en tarjeta de plástico / …