domingo , agosto 18 2019
Pirulines
Home / Opinión / Alfonso Egea no perdona al venezolano ‘arrepentido’ que fingió tener cáncer: «Te ibas cachondeando por engañar a la gente»

Alfonso Egea no perdona al venezolano ‘arrepentido’ que fingió tener cáncer: «Te ibas cachondeando por engañar a la gente»

«Se me cae la cara de vergüenza». Así reconoció el venezolano Frank Serpa en el programa ‘Espejo Público’ del 10 de junio de 2019 que estafó a decenas de personas tras fingir que padecía un cáncer y solicitar donaciones que le ayudasen.

A pesar de que solicitó una disculpa en público, Susanna Griso reconoció que «estamos siendo más blandos de lo que deberíamos», por lo que aseguró que espera que «también empieces a ayudar a ONGs u otras organizaciones relacionadas con el cáncer para compensar el daño que hiciste».

El venezolano ha adelantado algunos datos de su juicio contra la justicia española, en donde enfrenta cargos por estafa y falsedad documental. «Devolveré los 12.500 euros que estafé. Tanto los 5.125 euros que se recolectaron en un evento y que están bloqueados por la Fiscalía en una cuenta de Caixa Bank, así como el dinero restante que proviene de donaciones individuales, algunas en forma de comida y de apoyo moral». ( Las «sectas coaching»: la nueva tendencia que estafa a quienes sufren problemas de autoestima)

A pesar de que Frank Serpa asegura que no puede dar a conocer aún las causas que le llevaron a realizar el fraude, sí afirma que todo comenzó como una ‘trampa’ para lograr el asilo político en España tras haber vivido una «deportación forzosa» desde Madrid.

«La petición del dinero fue para dotar de credibilidad la versión de la enfermedad. Nadie iba a creer que podía mantenerme en el país y afrontar la enfermedad por mis propios recursos», confiesa.

Es importante recordar que la estafa de Frank Serpa quedó descubierta al ingresar en el Hospital Ramón y Cajal por una neumonía, pero no había tumor.

El periodista Alfonso Egea no fue tan benévolo con Serpa, y le recordó el comportamiento que llevaba antes de que la justicia comprobara que él era un estafador.

Sería un mal periodista si no te recordara el tono con el que negaste a nuestro compañero Fernando Rozo que eras un estafador, era un tono muy desafiante… y tampoco haría bien mi trabajo si no te recordora el cachondeo con mi compañero tras haber estafado a tanta gente… no puedo olvidar esos dos gestos que se me quedaron muy grabados.

Te podría interesar

Crisis en Venezuela: Estas multinacionales todavía operan y dan empleo en el país

Conoce en esta nota algunas de las firmas que todavía operan en Venezuela, pese a …