viernes , diciembre 14 2018
Home / Destacados / Una “propina” de 100.000 euros en París, el germen de investigación a PDVSA
ArmaTuHallaca

Una “propina” de 100.000 euros en París, el germen de investigación a PDVSA

Una “propina por servicios prestados” de 99.980 euros a un trabajador de un hotel de París supuso el inicio en 2010 de la investigación en Andorra al “grupo Salazar”, un conjunto de venezolanos relacionados con el exministro de Energía Rafael Ramírez investigados por el expolio a la petrolera PDVSA.

La justicia venezolana detalla el germen de la investigación andorrana en las peticiones de extradición, a las que ha tenido acceso Efe, de algunos de estos investigados como el exviceministro de Energía Nervis Villalobos y Luis Mariano Rodríguez Cabello, ambos en España pendientes de que se resuelvan las peticiones de entrega al país sudamericano.

Otro de los investigados en España relacionados con este caso es José Ramón Sánchez Rodríguez, excontable de PDVSA, cuya extradición ha rechazado hoy la Audiencia Nacional por temor a que sea sometido a un trato degradante si es trasladado a Venezuela.

Este país acusa al “grupo Salazar” de haber desviado millones de euros de la petrolera estatal cuando la empresa pública fue presidida por Ramírez (de 2004 a 2014), quien fue representante de Venezuela ante la ONU, se exilió, ahora está en paradero desconocido y denunció ser víctima de una persecución política del régimen de Nicolás Maduro.

Según las autoridades venezolanas, la investigación de una jueza de Andorra que ha acabado con el procesamiento de 29 personas (entre ellas Villalobos), que supuestamente escondieron comisiones ilegales de PDVSA en la Banca Privada de Andorra (BPA), se inició el 7 de abril de 2010 a raíz de una solicitud de información hecha por el organismo francés contra el blanqueo de capitales, el Tracfin.

En ella, el Tracfin pedía a Andorra que investigara una transferencia bancaria de casi 100.000 euros realizada desde una cuenta del Principado a favor de un trabajador de un hotel en París el 23 de noviembre de 2009 por la sociedad Highland Assets Corp y con el concepto de “propina por servicios prestados”.

La documentación entregada a España por Venezuela continúa explicando que esa empresa era una “sociedad instrumental panameña creada por BPA Servicios” representada por Rodríguez Cabello y que el “beneficiario de los fondos y haberes de la cuenta bancaria” desde la que se hizo la transferencia era Diego Salazar Carreño, otro primo de Ramírez que da nombre al grupo y que está detenido en Venezuela.

Añade que de la investigación andorrana se extrae que Salazar y “su grupo” desde 2006 a 2012 (Chávez murió en marzo de 2013) realizaron un conjunto de transferencias entre personas y empresas usando “numerosas cuentas” en Andorra para “transferir altas cantidades de dinero” y ocultar la titularidad real de los fondos.

La mayoría de estas personas, dice, eran de nacionalidad venezolana, mientras que las sociedades “que fueron utilizadas para transferir los fondos desde el Principado de Andorra y/o otros países, son mayoritariamente de Panamá, Belice o Islas Vírgenes Británicas”.

Según la justicia venezolana, “el monto de dichas transferencias electrónicas efectuadas hacia el Principado de Andorra suman aproximadamente unos 1.350 millones entre dólares americanos y euros”.

“Esas cantidades de dinero que circularon internacionalmente -dice Venezuela- tendrían presuntamente un origen delictivo, ya que procedían de actos de corrupción principalmente del erario público del Estado venezolano, en los cuales participaron funcionarios del Estado venezolano, como es el caso de contratos sobrevalorados en materia de seguros y cuyos prendedores serían empresas públicas venezolanas”.

En el caso de Highland Assets Corp, el documento detalla que entre 2011 y 2012 cinco empresas chinas le efectuaron pagos por 154 millones de dólares por “diversos contratos de asesoramiento” entre las empresas asiáticas y la empresa venezolana Inverdt, relacionada con Salazar y Rodríguez Cabello.

Según Venezuela, “las empresas chinas que contratan el asesoramiento no lo hacen a un presupuesto que detalle los conceptos de la contraprestación, sino que el total abonado por cada empresa se corresponde a un porcentaje del 10 o el 15 por ciento” de contratos de obra obtenidos por esas empresas y relacionados con la extracción de petróleo, un sector que controlaba PDVSA.

Esos contratos, detalla, se suscribieron en el marco del conocido como “plan gran volumen” suscrito entre China y el gobierno de Chávez en 2010 y por el que consiguió financiación millonaria del gigante asiático a cambio de petróleo.

Fuente https://www.lavanguardia.com/vida/20181127/453206643842/una-propina-de-100000-euros-en-paris-el-germen-de-investigacion-a-pdvsa.html

Te podría interesar

Nos mataron de la risa y ahora nos hacen llorar

El humor venezolano siempre ha sido una insignia en el mundo del entretenimiento, y es …