jueves , diciembre 5 2019
Banner Chocolates Savoy
Home / Destacados / Confusión y parálisis en Venezuela en el estreno del nuevo sistema monetario

Confusión y parálisis en Venezuela en el estreno del nuevo sistema monetario

La supresión de cinco ceros, la coexistencia de 20 billetes distintos y la subida de precios generan caos en los pagos

Ludmila Vinogradoff/ Gabriela Ponte

Y sucedió. Los estados bancarios de los venezolanos amanecieron con cinco dígitos menos como prometió Nicolás Maduro el pasado viernes en el marco de su ambicioso plan de recuperación económica. La reconversión monetaria generó en Caracas dos ambientes muy dispares: al este -mayormente opositor- los comercios, supermercados y farmacias se mantuvieron cerrados, con poca afluencia de vehículos y personas en la calle. Sin embargo, al oeste -embrión chavista- los locales decidieron abrir sus puertas a pesar de saberse inseguros ante el manejo de las cifras y los nuevos billetes soberanos.

Un hombre camina frente a locales comerciales cerrados
Un hombre camina frente a locales comerciales cerrados – EFE

«El Unicasa (supermercado) de El Paraíso era un desastre. No sé si las cajeras estaban más confundidas que yo. Compré cuatro cosas y pagué 29,64 soberanos, no entiendo si me costaron 2.964.000 o 296.400 de los bolívares viejos», dice Maribel Navas, mientras enseña su primera factura con el nuevo sistema.

Pero la confusión y la incertidumbre no terminan en las compras. Ahora los venezolanos tienen que convivir con 20 billetes en el bolsillo: doce de dos tipos de bolívar diferentes que no han podido sacar de circulación, más los ocho que ingresaron ayer a la economía.

En el este de la ciudad, los pocos que tienen efectivo para rellenar los dépositos de sus coches pierden hasta el 90% de su dinero porque las estaciones de servicio no pueden dar cambio. «Traje un billete de mil de los viejos para pagar el tanque que cuesta 200 bolívares, pero no me regresan el vuelto. Se quedan con todo», dice Luis Arangúren en una gasolinera de Chacao.

Prórroga de anuncios

Unas horas antes de que se pusiera en marcha formalmente el «paquetazo rojo», el presidente pospuso el aumento del salario mínimo (6.000%) para el 1 de septiembre junto al ajuste de la gasolina (900.000%) para la misma fecha, lo que no ha frenado el paro nacional convocado por la oposición para este martes y miércoles.

La decisión de postergar diez días más tarde las medidas más inquietantes de sus anuncios ha mostrado la improvisación y la falta de previsiones del equipo económico chavista porque ni siquiera el pago salarial ni el bono compensatorio de 600 bolívares por tener el carnet de la patria se ha hecho efectivo como prometió el mandatario.

Lo único que entró en vigencia este lunes fue la nueva reconversión de la moneda nacional. Esta es la segunda reconversión que sufre el bolívar pues diez años antes el extinto Hugo Chávez hizo lo mismo pero le quitó sólo tres ceros para maquillar la inflación galopante.

Una farmacia abierta en el oeste de la ciudad atiende a los clientes
Una farmacia abierta en el oeste de la ciudad atiende a los clientes – EFE

Maduro explicó que el futuro salario mínimo de 1.800 bolívares soberanos (30 dólares) lo pagarán semanalmente los primeros quince días; la primera parte se hará el 7 de septiembre, la segunda el 15 de septiembre, después será el 30 de septiembre y a partir de allí cada 15 días; como se hace tradicionalmente. También advirtió a los empresarios y comerciantes que no permitirán que se remarquen los precios, al insistir que en los últimos 12 meses «el sector empresarial dolarizó los precios de los bienes y servicios de consumo».

Para hoy se espera que tome forma el paro nacional convocado por algunos sectores de la oposición. Juan Pablo Guanipa de Primero Justicia y del Frente Amplio Venezuela Libre dijo que la acción busca unir al pueblo en rebelión. «Venezuela va a paralizarse y vamos a demostrar que somos un país que está luchando por rescatar la democracia», afirmó el dirigente.

Por otro lado, el presidente de la patronal, Fedecámaras, Carlos Larrazabal, criticó el paquetazo porque «el Gobierno actual no tiene la confianza necesaria para que su plan de ajuste sea creíble y ejecutable con éxito». Según el empresario, las medidas anunciadas y la forma que pretende el régimen implementarlas aumenta la inestabilidad económica y agudiza la crisis en el país. El FMI pronosticó el cierre de la inflación en 1.000.000% este año.

 

 

Te podría interesar

Suspendidos conciertos de Nacho en Caracas

La productora Green Shaw Productions C.A, quién era la empresa encargada de llevar a cabo …