viernes , julio 20 2018
Home / Destacados / El duro camino de un extranjero para ser autónomo en España

El duro camino de un extranjero para ser autónomo en España

Ya son más de 300.000 extranjeros los que trabajan como autónomos según la Seguridad Social, y no todos lo han tenido fácil para iniciar su negocio. Aquí se contarán algunos ejemplos y las trabas que han tenido que sufrir estas personas, además de los requisitos que han de cumplir para trabajar por cuenta propia en España.

Pablo Escalona

Cada vez son más los extranjeros que quieren emprender en España, personas con una actitud y unas aptitudes profesionales tan válidas que pueden ser de gran ayuda a la economía del país. Muchas veces estas personas sufren un drama solo por querer desarrollar sus sueños y sus habilidades dentro de estas fronteras.

Actualmente, son más de 300.000 los extranjeros que trabajan por cuenta propia en el territorio nacional, según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y una gran parte de ellos no lo han tenido nada fácil para iniciar su actividad. Los mayores problemas los sufren los ciudadanos que no pertenecen a la Unión Europea.

Guillermo Guerrero, técnico de autoempleo en AD Los Molinos, convive día a día con estas situaciones, ya que se dedica a ayudar a estos emprendedores a regularizar su situación. Guerrero asegura que están trabajando con muchas personas extranjeras, muy válidas profesionalmente, que ven un verdadero impedimento en su carrera. “Queremos más facilidades para estas personas, ya que no están por gusto propio, y queremos que estén dentro del sistema y sean uno más”, reivindica. “Existe un falso discurso de que estas personas se quieren legalizar trabajando por cuenta propia. Es mentira, hay más requisitos y más impedimentos que cuando se pretende trabajar por cuenta ajena”.

Guerrero cuenta que “en España hay personas que aun teniendo el permiso de residencia no pueden iniciar su actividad, y otras que trabajan como asalariados y les obligan a trabajar por cuenta propia”. De hecho, trabaja ahora mismo con una escritora venezolana que, tal y como narra Guerrero, tiene firmado un contrato con una editorial con la que iba a presentar dos libros. Esta escritora, que también se dedica al branding trabajando con medios y dando charlas, ha tenido que retrasar la presentación de sus obras debido a que Venezuela no le renovó el pasaporte y, por tanto, no ha podido conseguir el permiso de residencia.

Guillermo Guerrero denuncia la cantidad de trabas que ponen las comunidades autónomas, en este caso la Comunidad de Madrid. Esta escritora venezolana va a alcanzar los siete meses residiendo de forma irregular en la capital, y desde AD Los Molinos están luchando para regularizar su situación. La Comunidad ha emitido un informe desfavorable sobre ella, a pesar de cumplir todos los requisitos excepto la vigencia del pasaporte. El equipo de Guerrero ha presentado un recurso a la insittución, y asegura que los trámites son tan lentos que han tenido que llevar su caso a la oficina de extranjería. “A ella solo le queda un mes para darse de alta cómo autónoma y la quieren hacer esperar seis meses”.

Por otro lado, Guerrero señala que hay un serio problema en Venezuela con la renovación de los pasaportes que está trayendo consecuencias a los venezolanos que ya son autónomos en España: “Trabajo con otra mujer, profesora de inglés, que se ve en la situación de volver a ser ilegal trabajando ya en España por cuenta propia”.

Asimismo, existen otros problemas, como que se exija que lleven tres años residiendo en España. Otro es que, además, piden un certificado bancario para asegurar que dispongan de un capital de entre 7.000 y 9.000 euros. “La actual Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales obliga a que las cuentas bancarias de las personas irregulares tengan una temporalidad de tres meses, y, mientras, la Comunidad de Madrid tarda un año en realizar todos los trámites para que puedan ser autónomos”, denuncia Guerrero.

Pero una vez superadas todas estas trabas, son muchos los extranjeros que están viviendo casos de éxito. Guillermo Guerrero cuenta la historia de una mujer brasileña que tenía una empresa de cazatalentos en su país: “aquí no existe ese mercado, y ha tenido que renovar su idea de negocio. Ahora ofrece un servicio de consultoría”.

Otro ejemplo es el de una pareja de venezolanos en situación irregular que se dedicaban al textil. Según cuenta Guerrero, se regularizaron y ahora tienen su propia empresa, que ya lleva abierta más de cuatro años. Pero está pareja también tuvo que sufrir ciertas trabas, en un principio sobrevivían cosiendo en casa y acordando los arreglos con otros comercios del sector. Una de las cosas que exigen es acreditar tener una cartera de clientes potenciales a través de cartas de los propios clientes, y, cuando la pareja quiso legalizarse, algunas tiendas “no lo quisieron firmar” y pusieron ciertos impedimentos.

“Hay que eliminar las diferencias entre los extranjeros que trabajan por cuenta propia y por cuenta ajena”, reivindica Guerrero. “Con el nuevo gobierno me encuentro más esperanzado. Ya han dado un gran paso, pero también reformen la ley de extranjería y los permisos de trabajo”.

“También me esperanza la idea de recoger más refugiados, además de que hayan creado otra secretaria de migraciones. Es un paso fundamental a la hora de recuperar esos derechos. Por otro lado, si entre todos facilitamos que las instituciones y las ONGs puedan trabajar conseguiremos reducir la economía sumergida”, concluye Guererro.

Requisitos para ser autónomo

Hay una primera diferenciación muy importante, ser un ciudadano comunitario o no. En el caso de los comunitarios, no hay restricción ninguna y solo tienen que seguir los mismos trámites que seguiría cualquier emprendedor español para iniciar su actividad.

Es diferente en el caso de los ciudadanos que no pertenecen a la Unión Europea, en cuyo caso, lo primero es que extranjería les autorice para trabajar en España. Para ello, el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social obliga a no encontrase irregularmente en territorio español y carecer de antecedentes penales en España y en sus países anteriores de residencia por delitos existentes en el ordenamiento español.

Además, el ciudadano no puede tener prohibida la entrada en España y no debe figurar como rechazable en el espacio territorial de países con los que España tenga firmado un convenio en tal sentido. Por otro lado, no puede encontrarse dentro del plazo de compromiso de no retorno a España que haya asumido al volver voluntariamente a su país de origen.

A partir de aquí, debe cumplir los requisitos que la legislación vigente exige para la apertura y funcionamiento del negocio, además de poseer la cualificación profesional exigible o experiencia acreditada, así como la colegiación correspondiente cuando la actividad profesional lo requiera.

En otro sentido, debe poder acreditar que la inversión prevista será suficiente y que cuenta con recursos económicos para su manutención y alojamiento.

Fuente https://www.autonomosyemprendedor.es/articulo/actualidad/duro-camino-extranjero-ser-autonomo-espana/20180619132505016729.html

 

Te podría interesar

España trasladó a Venezuela la preocupación de la UE por situación del país

El país europeo indicó que se deben generar las situaciones para una salida pacífica y …