domingo , diciembre 9 2018
Home / Destacados / Madrid se convierte en el destino preferido de las grandes fortunas e inversores venezolanos
Cardenales 950x250

Madrid se convierte en el destino preferido de las grandes fortunas e inversores venezolanos

El sector inmobiliario del lujo es uno de los preferidos para los empresarios del país

Buscan edificios clásicos para rehabilitarlos y ponerlos en venta

«Madrid es a Caracas lo que Miami a La Habana». Con este símil resume el empresario Rolando Seijas Sigala el auge de España como lugar de destino del dinero venezolano. Y es que, al tiempo que los españoles han ido retirando sus inversiones del Estado sudamericano, una masa cada vez mayor de emprendedores de aquel país se ha hecho hueco en el panorama empresarial nacional.

Cualificados, con formación y con sus carteras bien cubiertas, el grupo ha ido tomando posiciones en el ámbito financiero y de seguros español, en la restauración y, sobre todo, en el sector inmobiliario de lujo. El barrio de Salamanca, uno de los considerados prime en la capital, es su destino predilecto. «Buscan edificios clásicos y representativos con techos altos y buenos portales, que tengan buena localización y buena salida a la hora de la venta», explican Carlos Zamora y José Gregorio Faría, director residencial y director residencial ‘prime’, respectivamente, en la consultora Knight Frank.

Lejos de un objetivo residencial, aprovecharon los años de la crisis para adquirir activos en Madrid a precios más bajos para posteriormente rehabilitarlos o reformarlos y sacarlos a promoción. De esta forma se han hecho ya con unas 7.000 propiedades en este castizo enclave que centra la mayor parte de la demanda de los venezolanos que desembarcan en España.

Discreción en las operaciones

Son compradores con alto poder adquisitivo. «Cuentan con un presupuesto mínimo de dos millones de euros y quieren pisos a partir de 200 metros cuadrados, con varios dormitorios y tres o cuatro baños, a reformar o ya reformados» para después venderlos, apunta Emmanuel Virgoulay, socio fundador de Barnes Spain, una inmobiliaria de alto standing que cuenta también con oficinas en Barcelona y Miami.

Esta mecánica es la habitual entre las grandes fortunas venezolanas que se mueven en el tablero inmobiliario español. Entre los jugadores más relevantes destacan nombres como Alfredo Cohen, líder del Grupo Cohen que en marzo de 2017 inauguró el Centro Comercial Sambil en Leganés (Madrid) tras una inversión de 59 millones de euros. También Miguel Ángel Capriles, familiar del opositorHenrique Capriles, ha adquirido en los últimos años varios edificios en la calle Lagasca, Barquillo o Fernando VI de Madrid, así como el popular Patio Maravillas, un edificio municipal que compró mediante subasta pública.

Son dos de los pocos nombres que trascienden a la luz pública, porque si algo exigen los inversores venezolanos al cerrar sus operaciones es discreción. No les gusta aparecer en los medios para no dar pistas de su capital y para evitar ofrecer una imagen frívola ante sus compatriotas.

Ley de emprendedores

Muchos eran ya reputados empresarios antes de abandonar el país; algunos siguen conservando total o parcialmente sus operaciones allí, así como sus activos, si bien estos últimos se han devaluado de manera considerable. La mayoría lleva también años sacando de Venezuela gran parte de su dinero para sortear la inseguridad jurídica del régimen, la hiperinflación -de la que no hay cifras oficiales- y la devaluación de la divisa nacional. El dólar ha sido su principal refugio, aunque el acceso al ‘billete verde’ es controlado y restringido por el Ejecutivo, y esto aumenta las dificultades.

Estados Unidos fue durante mucho tiempo su primer destino, pero la Ley de Emprendedores impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013 y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca han colocado a España en el nuevo lugar de destino preferido. La población venezolana residente en nuestro país alcanzaba las 73.747 personas a fecha de 1 de julio de 2017, frente a las 49.956 al término de 2016 y las 44.236 del año anterior. El empeoramiento de la situación política, social y económica en Venezuela ha acelerado la salida de los grupos más desfavorecidos, que hasta ahora habían permanecido en el país y ahora siguen la estela de las clases medias y altas que se fueron con anterioridad.

«Somos un colectivo preparado y sofisticado que queremos demostrar nuestro potencial y nuestra capacidad para generar negocio», afirma Rolando Seijas. Por eso, con el objetivo de asesorar a los emprendedores que llegan desde Caracas, Seijas y un grupo de 17 empresarios más han constituido el Consejo Iberoamericano de Inversores y Talento.

El empresario destaca la «abultada normativa» española como una de las principales dificultades con las que se encuentran él y sus colegas a la hora de emprender y reconoce las dudas que les atribuyen cuando miran su pasaporte. «Cuando hacemos una gestión y decimos que somos venezolanos, nos hacen un mayor seguimiento y no siempre podemos culminarla», explica Seijas. «Pagamos justos por pecadores y hay muchos que estamos haciendo un trabajo correcto y con mucho esfuerzo», añade.

Seijas se desmarca así de las sospechas que rodean a algunos destacados nombres del mundo financiero venezolano a quienes se acusa de haber hecho fortuna al calor de los gobiernos de Hugo Chávez yNicolás Maduro.

Fuente 

Te podría interesar

Ilonkadas: Resultados electorales del PSOE