lunes , mayo 25 2020
Anis Cartujo
Home / Música / Desorden Público: «Damos alegría a la rabia»

Desorden Público: «Damos alegría a la rabia»

El ska vive un viaje de ida y vuelta, que tiene en los venezolanos Desorden Público uno de sus principales exponentes. Ese sonido que partió de Jamaica para hacerse global en Londres, y que tiene en Latinoamérica su principal trinchera actualmente. Esa que la banda caraqueña quiere cavar en The Paper Club este sábado.

David Ojeda 

Desorden Público aterriza en la isla por primera vez en su prolífica historia. 32 años después de que el sonido de bandas británicas como The Specials, Madness e, incluso, Police, fecundaran su imaginario musical, hoy fijado sobre el relato de un cancionero en el que se registra también la fusión con sonidos propios de su tierra.

La banda fundada en Caracas por Horacio Blanco y el bajista José Luis Caplís Chapín se ha labrado, a su vez, una reputación contestataria, pero prometen mucho más que protesta sobre el escenario del Paper. «Desorden no es una banda que se centre exclusivamente en la denuncia. Somos de algún modo esperanza, y fiesta. Y esa forma de darle alegría a la rabia es una de las llaves que nos ha funcionado dentro de nuestro proyecto. Por supuesto que quedarán injusticias que denunciar en el mundo, pero también hay razones para sentir alegrías. También nostalgias, amores y desamores. Lo que nos venga a la inspiración estará en el discurso», expone el vocalista Horacio Blanco desde una nota de audio de Whatsapp.

Desorden Público es la suma de muchas influencias, algunas de ellas muy obvias, otras, tal vez, sorprendentes. «Nosotros comenzamos con influencias anglosajonas, pero incluiría dentro de mis primeras influencias a Kortatu. Porque ellos nos enseñaron siendo nosotros adolescentes que era posible hacer la música que nos gustaba en nuestro idioma. Ellos fueron parte de esas influencias. También es cierto que con el paso de los años fuimos incorporando sin ningún complejo, más bien con orgullo, muchos instrumentos, sonoridades, cadencias armónicas. Sentires de la música popular latinoamericana, y también, puntualmente, venezolana. Y por supuesto que eso ha nutrido el sentido de Desorden, y del ska en nuestro país. Para no hablar solo de nosotros. Pero no diría necesariamente que eso hace más rica nuestra música en relación con la de España, sería muy arrogante decir eso», comenta Blanco.

En cualquier caso, y aunque antes Blanco rehuía el parche de batalla como único aval en el escenario, sí que defiende un discurso reivindicativo. «No sé si es necesario o más útil que antes. O quizás en un futuro próximo. Eso lo sabrá mejor la gente que escucha nuestra música y se identifica con nuestras letras, nuestro mensaje. Lo que sí es un hecho es que nuestra visión del mundo, expresada a través de nuestra poesía, ha sido una necesidad de expresión inspirada en lo que la gente siente, vive y comenta. Nos nutrimos muchísimo de la idiosincracia, de las visiones de país que comparte mucha gente de la calle, de a pie. De ahí que siempre ha sido una necesidad para nosotros decirlo. Y sabemos que mucha gente ha conectado con el mensaje. No sé si ha sido útil», indicó.

Esa coherencia en la pomada es una de las bases de la banda venezolana, veterana y aguerrida, que respeta tanto sus valores fundamentales como su necesidad de seguir innovando. «La no autocruxifición en la nostalgia. Siempre estar oxigenándose ayuda a que la banda se mantenga viva e interesada en el trabajo, tanto con nuevos retos en lo creativo como en las movidas herenciales. Todo eso ayuda a que el proyecto se mantenga vivo. También existe un clima muy favorable dentro, somos muy buenos amigos. Convivimos muchísimo, sobre todo en estas épocas en las que estamos obligados a pasar mucho tiempo fuera del país. Además de todo eso, la democracia interna es algo que también ayuda mucho. El hecho que se tomen decisiones por votación mayoritaria hace que todos seamos cómplices, tanto de las victorias como de los errores. Ahí está el secreto. Añadiría que nos gusta romper moldes, incluso los nuestros propios, y eso es algo vital para el arte», asevera.

Desorden Público aprovechará para presentar en Gran Canaria Bailando sobre las ruinas, su último trabajo. Pero también hará un repaso a toda su trayectoria.

Venezuela y la censura

Desorden Público ha trazado su discurso sobre la crítica política, algo que «no ha sido imposible, lo hemos logrado durante 32 años. Quizás hubo momentos en los que la censura nos atacó, no solamente en los ochenta. Nos ha pasado en los noventa y también ahora, en este periodo turbulento que vive el país. Hemos sido víctimas de los mecanismos que se inventan los censores. Sin embargo, creo que si hay público para nuestra propuesta, tiene sentido continuar con lo que decimos», indica Horacio Blanco.

Por ello pide mirar a la realidad de su país con los ojos muy abiertos. «Hay medios que gustan del chavismo o de Maduro, o los que están a disgusto con estos personajes. Al final del día, los que consumimos información debemos tener la mayor cantidad de herramientas para poder corroborar haciendo un arqueo de las fuentes. Y así saber quién miente más que otros. Hay que tener mucho cuidado a la hora de entender qué es lo que pasa en Venezuela. Creo que a veces es bueno preguntarle a la gente que se ha ido por qué se fue del país. Que las historias de vida sean un espejo poderoso para entender que es lo que pasa», dice.

Ficha del espectáculo:

¿Cuándo? Desorden Público estará sobre el escenario de The Paper Club este sábado, 28 de octubre, a las 23,.00 horas. La apertura de puertas se llevará a cabo a las 22.00 horas.

Entradas. Las entradas para el concierto tendrán el precio de 25 euros, y se podrán comprar directamente en el Tiramisú Funky Bar de la plaza del Pilar; así como en el restaurante Scooter’es de la plazoleta de las Ranas. En internet, los billetes para acceder al concierto se pueden comprar a través de la web entrees.es.

Fuente https://www.canarias7.es/cultura/musica/desorden-publico-damos-alegria-a-la-rabia-YM2439067

Te podría interesar

Primer disco de La Vida Bohème es de los 50 mejores de la década según Billboard

«Nuestra», publicado en 2010, contó en su momento con dos nominaciones a los Grammy Latinos …