sábado , mayo 26 2018
Home / Arte y Cultura / Di Giacobbe: “El oficio chocolatero despertó a Venezuela del letargo de la riqueza fácil”‘
Mandalo

Di Giacobbe: “El oficio chocolatero despertó a Venezuela del letargo de la riqueza fácil”‘

Soy una mujer renacentista, nunca he sido una cocinera que solo trata con ingredientes, recetas, tradiciones y vanguardia; a mí me gusta la literatura, el cine, el teatro, el arte, la historia, la política, y las ciencias desde un punto de vista humanista, y he descubierto que el cacao llena todos esos puntos de vista y búsquedas y es muy divertido, porque hay que saber un poco de todo, aunque en mi casa me digan que estoy monotemática, que solo hablo de cacao y chocolate?, expresa sonriente María Fernanda Di Giacobbe en esta entrevista para Contrapunto .

Di Giacobbe, con su voz clara, pausada y emocionada, responde sin dudar lo que ha significado en su vida el encuentro, hace ya tres décadas, con el chocolate, y 15 años con el cacao.”El cacao me encontró a mí; uno no lo decide, es un proceso más largo y menos consciente; el cacao me concientizó en mi trabajo como cocinera, como mujer, como venezolana; el cacao fue el vehículo para entender por qué yo tenía las raíces tan pegadas a este país; me hizo entender que las mujeres de este país son las que han echado para adelante con las familias” E insiste:”El cacao es nuestra identidad, nuestra historia, nuestra cultura y es el fruto que nos puede sacar adelante como país?, expresa convencida.

La ganadora del Basque Culinary World Prize en 2016, afirma sin titubeos:”el cacao me está dando, más bien nos da un mensaje a todos los que nacimos en este país y se lo da a todo el que pone el oído, la razón y el corazón para entender qué ha pasado con este país y con esta situación que estamos viviendo, y que si queremos mucho este país, que si queremos vivir aquí y salir adelante, debemos hacerlo con trabajo y valores”

“Cuando varias personas que han escuchado el mensaje que da el cacao se unen, son capaces de cambiar al país; el cacao refleja el trabajo conjunto por el bien común, dejar de ver las cosas solo para mí; el cacao nos da un ánimo enorme para continuar en un país, que no solo está roto sino donde nos han pisoteado el espíritu y la identidad; el cacao nos une, es el reencuentro con nosotros mismos, es el regreso a la tierra. Entonces para mí este movimiento de cacao y chocolate ha desempolvado lo que es el venezolano y la venezolanidad, somos prósperos, somos ricos en el buen sentido, amistosos, generosos, y si nosotros queremos trabajar juntos vamos a lograr todas las metas que queramos, como lo hemos visto los últimos cinco años”

Di Giacobbe cita a Vicente Franceschi para afirmar que”hace solo 10 años, el cacao despierta a Venezuela de un largo, larguísimo letargo?, y añade:”letargo de guerras, de petróleo, de minería; el oficio chocolatero ha despertado a Venezuela del letargo de la riqueza fácil, porque es todo lo contrario a la cultura del cacao, porque con el cacao uno no puede hacerse rico fácilmente, tienes que sembrarlo, cosechar, fermentar, secar al sol, ya sea para exportar o transformarlo en chocolate”

“El cacao es una vuelta al trabajo, y eso de que los venezolanos son flojos es cuento; la política ha influido de tal manera en los venezolanos, que los acostumbró a recibir dadivas y promesas?, asegura.”Los gobiernos han convertido a muchas personas que quieren ser ricas sin virtudes, principios u honestidad. Pero la gran mayoría de los venezolanos no somos así. Muchos venimos de familias honestas y trabajadoras que tenemos amor por Venezuela, nosotros estamos diciendo a los jóvenes que despierten porque el cacao tiene un trabajo para ustedes”

“Esto no es una promesa, esto es lo que tú tienes adentro desde hace 500 años, esta mezcla genética maravillosa que no se repite en ningún otro país del mundo?, continúa Di Giacobbe refiriéndose al mensaje que ella tiene para la juventud. 

“Hace 15 años no se hablaba de la bombonería venezolana; hace 10 años no se hablaba de cacao en el país, aun siendo un país de tradición cacaotera. Quizá lo hacían los exportadores o las grandes industrias, pero la voz del productor, de la comunidad estaba silenciada”

Tierra de Gracia, Tierra Cacaotera 

Mucho se ha comentado acerca del movimiento cacaotero y chocolatero en el país, algunos afirman que es solo una moda, a esto responde Di Giacobbe:”No está tan mal que sea una moda, porque eso puede traer grandes creaciones y aportes?, aunque reconoce que”la moda de hacer chocolate nos ha traído muchos chocolates malos, pero mucha gente se ha unido para enfrentar errores y eso seguro trae también muchas cosas buenas”

No todo es color de rosa en este movimiento y en el mundo del caco y el chocolate, sin amagues ella deja bien claro:”Lo malo que ha traído es querer ser rico rápido, que algunos usan sus contactos y amistades de la política para exportar un mal cacao, sin importar que tenga malas condiciones o mala post cosecha, y eso ha generado muchos problemas para nuestro producto a nivel internacional?, alerta.

“Unir toda la genética del cacao venezolano en F1 y F2 y eso viene desde los años 40? es otra de las dificultades que percibe Di Giacobbe en este movimiento, pero también enfatiza que,”los productores industriales no han entendido el mensaje de las comunidades, queriendo hacer el mejor chocolate del mundo sin darle la mano a los pequeños emprend edores que están buscando un kilo de chocolate para hacer sus bombones, que no tienen recursos pero son trabajadores”. 

Afirma también que”la competencia no tiene sentido en un país donde no hay alimentos ni medicinas, trabajando juntos hubiéramos llegado más lejos? y profundiza en el tema.”Algunas industrias parece que tienen miedo a que los nuevos productores los superen, y es un error porque los jóvenes vienen con un conocimiento más cercano a la realidad? y pone como ejemplo a los hermanos Franceschi, quienes”han dado paso a la nueva generación, permitiendo que la empresa, como diría Simón Díaz, reverdeciera”

La filosofía de María Fernanda Di Giacobbe puede resumirse en tres frases que ha construido, y aprendido, a través de estos 30 años de trabajo:”Cada vez que sembramos una planta de cacao proyectamos nuestro futuro, habla de volver a la tierra, como una forma cultural de salir adelante; cada vez que temperamos chocolate templamos nuestro espíritu, templémonos como el acero porque ante todo lo que estamos viviendo, vemos y escuchamos si trabajamos nuestro espíritu nos vamos a hacer fuertes y saldremos adelante a través de nosotros mismos y del trabajo diario” Y remata con la tercera frase:”Cada vez que elaboramos un bombón, construimos un país, somos chocolateros, que cada venezolano tenga un oficio y cada vez que se levante y trabaje estará haciendo país” 

Fuentehttp://www.entornointeligente.com/articulo/46354/VENEZUELA-Di-Giacobbe-El-oficio-chocolatero-desperto-a-Venezuela-del-letargo-de-la-riqueza-facil

Te podría interesar

Ocho transnacionales se han ido de Venezuela en el gobierno de Maduro

Gremios empresariales sostienen que la salida de las multinacionales empeoró el desabastecimiento y el desempleo. …