martes , noviembre 12 2019
Mandalo2018 950x250
Home / Turismo / Turismo fluvial y cruceros de ríos

Turismo fluvial y cruceros de ríos

BWTurismo

Venezuela tiene en su haber una red hidrográfica sumamente atractiva. Con más de 120 ríos, numerosas cuencas, vertientes al Mar Caribe y al Océano Atlántico, infinidad de embalses, lagos y lagunas nos permiten jactarnos con orgullo tricolor, de tener una capacidad hidrológica muy interesante.

Todo esto resulta impresionante si comparamos a nuestro país con algunos otros, los cuales ni en sus mejores sueños contarían con tal majestuosa bendición. Por tradición, hemos obviado la enorme oportunidad que todos esos espacios hidrológicos pudiesen aportar a nuestra industria turística nacional.

El aprovechamiento de estos espacios es prácticamente infinito. Deportes de todo tipo con o sin aditamentos mecánicos, de riesgo controlado e incluso extremos: buceo, snorkel, pesca deportiva, navegación con embarcaciones, kayaks, observaciones de especies de todo tipo, cruceros fluviales, entre muchas otras opciones, estamos dejándolas pasar en nuestro país, alejándonos así, de la competencia ya iniciada por distintas naciones a nivel mundial.

De las mencionadas opciones, exploraremos con más detalle la opción de los cruceros fluviales. Al igual que sus “primos”, los cruceros de mar, representan una muy cómoda opción de viaje, que día a día suma un importante número de adeptos. Las embarcaciones en este caso son de mucha menor proporción con respecto a los de agua salada, ya que el tamaño de las mismas, depende en principio, de la profundidad de los cuerpos de agua por donde se desplacen.

Tienen una capacidad que varía generalmente desde los treinta pasajeros hasta más de cuatrocientas personas. Poseen facilidades como restaurante, bar, jacuzzi, sala de juegos, área para tomar sol, bibliotecas, entre otros espacios comunes. Los trayectos son más cortos y por las noches se permanece en puertos seguros. Esta modalidad de viaje, te permite no solo disfrutar de estupendos paisajes, flora y fauna, si no que a su vez, te brinda la oportunidad de conocer variedad de pueblos y ciudades durante su recorrido.

Europa, encabeza las regiones, ofertando todo tipo cruceros, incluso algunos de hiper lujo y otros con segmentos especializados. En algunas rutas de alto tráfico es posible bajarse en alguna parada y conocer por algunos días los atractivos locales, para luego, retomar la travesía a bordo de estas plataformas novedosas. Nuestro vecino Perú, cuanta con algunas opciones de este tipo, incluso con versiones de lujo con capacidad reducida. Brasil, no se queda atrás. Este gigante suramericano ofrece opciones variadas en este tipo viajes.

Esta opción turística tiene sin duda alguna, un enorme potencial en nuestro país. Evidentemente, procurando el establecimiento de una normativa coherente que permita el desarrollo sustentable de estas actividades, evitando o reduciendo al máximo su impacto, pueden propender el desarrollo de una muy variada oferta de servicios de todo tipo, así como el desarrollo de las comunidades receptoras.

La toma de estos espacios de manera adecuada, impulsaría también a todas aquellas personas que tienen embarcaciones, a  aventurarse en las rutas ya establecidas para el paso de Cruceros de Río, generando también, el desarrollo de servicios complementarios orientados a este mercado.

Para impulso de este interesante mercado, no es necesario que el Estado asuma toda la carga -como generalmente acostumbra-, con respecto al tema de inversión. Ese mal hábito de cargar la mochila más pesada, cual salvador mítico debe desaparecer. Con reglas claras, beneficios impositivos y seguridad jurídica, podemos iniciar el la construcción de una red de puertos de baja, media y gran capacidad a través de concesiones, que permitan el desarrollo y aprovechamiento de nuestra red hidrológica nacional.

Si a esto le sumamos, que somos un país productor de petróleo, podemos ubicarnos como una parada obligatoria para embarcaciones que transiten en el Mar Caribe y naveguen desde y hacia Suramérica, como un puerto de carga de combustible y servicios técnicos. Algo así como ese HUB aeronáutico, que no hemos logrado desarrollar, pero en materia de embarcaciones.

En definitiva, seguimos descubriendo decenas y decenas de oportunidades que nos ofrece la actividad turística. La evolución de los turistas se acrecienta con el paso del tiempo, por lo que encausarnos en este rumbo, apremia. Leven anclas y rememos con fuerza para impulsar nuestra industria.

 

 

Te podría interesar

Venezolanos en España, consejos para tramitar documentos

Cambiar de país de residencia es algo muy engorroso, debido a muchos factores, uno de …