Inmigración

Los colombianos en Venezuela que prefieren no regresar

Los colombianos en Venezuela que prefieren no regresar

Valentina Larez Martiz

Mauricio Muñoz habla venezolano, pero a veces se le cuela el acento cachaco. Él llegó hace 40 años a Barquisimeto, en Venezuela, lugar que lo acogió cuando contaba con 18 años y estaba recién graduado de bachiller de un colegio de Bogotá.

Como miles de colombianos en los años setenta, Muñoz emigró a Venezuela poco después que su familia decidiera marcharse a trabajar con sus abuelos en una fábrica de sombreros.

Su historia es la de muchos. Pese a que aún no hay un registro oficial de la cantidad, durante esa época dorada de Venezuela una gran movilización de connacionales buscó refugio en ese país. ( Además: ‘Migración de venezolanos no afectaría el empleo’)

Desde 1999, cuando el teniente coronel Hugo Chávez asumió la presidencia y comenzó la llamada “revolución bolivariana”, en Venezuela no se publica un anuario estadístico oficial. La cifra que ofrece el presidente Nicolás Maduro sobre los cinco millones de colombianos que viven en su país solo tiene como soporte su palabra y prácticamente es seis veces más alto que el último dato oficial del censo nacional del 2011 que arrojó un total de 721.791 colombianos viviendo en Venezuela.

¿Llegaron 4,3 millones de colombianos durante los últimos seis años? ¿De dónde saca el presidente Maduro la cifra de los cinco millones? La lógica responde que semejante movimiento de personas en tan poco tiempo no puede pasar desapercibido y las estadísticas oficiales -tanto de Venezuela como de Colombia- por ahora solo respaldan el número señalado y dan cuenta de que el primer y único gran movimiento de colombianos a Venezuela ocurrió durante la década de los setenta. Así, mientras el censo venezolano de 1971 contabilizó a 180.144 colombianos, el del año 1981 mostró que esa cifra alcanzó los 508.166.

El número de colombianos en Venezuela al que hace referencia el presidente Maduro no es enteramente errado; sin embargo, no es parte de un fenómeno reciente. Su afirmación, resaltando que en 2014 llegaron y se instalaron en Venezuela 800.000 colombianos, no tiene respaldo alguno.

La violencia en Colombia durante los 80 y 90, y comienzos de siglo, y la consecuente generación de millones de desplazados internos generó un flujo constante de colombianos a Venezuela que le permiten al profesor Iván De la Vega, director del Laboratorio Internacional de Migraciones (LIM) de la Universidad Simón Bolívar, afirmar que su país “fue receptor de hasta 4,2 millones de colombianos que ingresaron informalmente”.

En esa sumatoria se incluyen, también, miles de colombianos que pasaron alguna temporada en Venezuela trabajando o huyendo temporalmente de la guerra civil y regresaron a Colombia. También abarca a miles de ciudadanos que hoy tienen doble nacionalidad; o sus hijos, nacidos en Venezuela. En estos casos, las personas no suelen revelar a los censos su origen.

Solo basta una breve radiografía de aquellos años 70 y el fenómeno se explica por sí solo: a la Colombia azotada por la guerra civil de los años setenta, con un crecimiento económico volátil, se contraponía la ‘Venezuela saudita’, como se conoció esa época del gran salto de los precios del petróleo y que multiplicó hasta por diez sus ganancias netas y llevó su Producto Interno Bruto (PIB) a un 8 por ciento. En la Venezuela de los setenta, poco más de la mitad de los extranjeros eran colombianos.

La vida de Mauricio continuó floreciendo en esa Venezuela pujante. Se enroló en la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado y se graduó de analista de sistemas.

Pero el motor económico comenzó a ralentizarse en los 80. Los precios del petróleo cayeron y con ellos la cantidad de colombianos buscando porvenir. Así, 10 años después oficialmente solo había 529.990 colombianos en Venezuela; según el censo de 1990 y el del año 2000, la cifra era de 609.196.

 

Al graduarme de la universidad -cuenta Muñoz- trabajé un par de años en un banco. Después de un tiempo decidí que era bueno tomar mi camino y fundé mi propia empresa de autopartes. Con esa empresa he sostenido a mis cinco hijos”.

La vida en Venezuela no se le ha hecho más fácil con el correr de los años. La economía bajó y eso golpeó varios de sus proyectos. Pero su vida continúa ligada al país que un día le abrió las puertas a su familia.

“Somos persistentes”

Con más de la mitad de su vida en Venezuela, Mauricio identifica varias etapas de la relación entre ambos pueblos. Recuerda que a su llegada y comienzo de su estadía había cierta xenofobia hacia el colombiano. “Después de tantos años ya nos sentimos iguales -resalta-, hay más comprensión y amistad. Debe ser porque el venezolano también ha tenido que salir y hacerse inmigrante”.

El éxito de su empresa le permitió regresar a Colombia, donde ahora busca pasar temporadas más largas. La complicada situación de Venezuela lo motiva a hacerlo así, pero no quiere irse de Barquisimeto.

Migración Colombia registró en 2015 la entrada de 350.000 colombianos al vecino país, en su mayoría turistas, pues más del 80 por ciento regresó a Colombia.

Claro que he pensado en regresarme, pero hemos formado una clientela que nos apoya. Nos mantenemos a flote porque somos persistentes”.

Muñoz es sincero. Afirma que las cosas no parecen mejorar; sin embargo, su fe se conserva, pues este país se lo ha dado todo.

“Parece que el progreso en Venezuela muere lentamente, pero la gente espera que el futuro reverdezca, entre ellos nosotros”.

‘En 20 años se fue el 8,3 %’

Hasta hace por lo menos 15 años los venezolanos no se consideraban a sí mismos como inmigrantes, ni por asomo. Si algo generaba la palabra ‘migración’ en la psique venezolana era la noción de haber sido siempre un país receptor de extranjeros, lo que explica la existencia de fuertes y arraigadas colonias de españoles, portugueses, italianos, sirios y por supuesto, colombianos y la autodefinición de la identidad venezolana como un crisol de mezclas. De aquí nadie se iba.

La crisis económica de los años 90 encendió un primer chispazo de emigración venezolana que luego, con la llegada de la “revolución bolivariana”, se convirtió en un fenómeno. El sociólogo y experto en migración venezolana Iván De la Vega, profesor de la Universidad Simón Bolívar, dice que en 1995 había menos de 200 mil venezolanos viviendo fuera de su país y en el año 2012, finalizando el segundo período presidencial de Hugo Chávez ya habían emigrado 1,2 millones de venezolanos, lo que representaba 4,2 por ciento de la población total del país.

Luego el fenómeno se convirtió en explosión durante los cuatro años de presidencia de Nicolás Maduro, tiempo en el que salieron de Venezuela 1,3 millones de para un total de 2,5 millones de venezolanos establecidos allende fronteras “y contando”, precisa De la Vega. “Los números son impresionantes, en poco más de 20 años se fue del país 8,3 por ciento de su población”, precisa a EL TIEMPO.

“Nuestros patrones migratorios han cambiado drásticamente”, explica. “Al comienzo se vio una emigración a Estados Unidos y Europa, a países desarrollados, lógicamente por temas de estudio e idioma. Ahora hemos detectado venezolanos en 98 países del mundo, mucho movimiento incluso en países de Europa del norte como Suecia, Noruega y Finlandia y hasta en ocho países de África y de venezolanos con cualquier tipo de preparación profesional, o ninguna”.

 
Fuente El Tiempohttp://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/historias-de-colombianos-que-viven-en-venezuela-pese-a-crisis-economica-72924

Más en Inmigración

Venezolanos que llegan a EEUU sobreviven con donaciones

Rossana24/04/2017

España concede la nacionalidad al director del diario venezolano ‘El Nacional’

Rossana23/04/2017

Asovepe Asturias se reúne con el embajador Mario Isea

Rossana23/04/2017

España no quiere refugiados venezolanos

Rossana22/04/2017

Oramas pregunta al Gobierno si va a emprender acciones para que los jubilados venezolanos cobren sus pensiones

Rossana19/04/2017

Miami se une a protesta mundial en contra del régimen de Venezuela

Rossana17/04/2017