sábado , diciembre 14 2019
TostyArepa
Home / Curiosidades / 10 Expresiones con «leche» que sólo entendemos los españoles

10 Expresiones con «leche» que sólo entendemos los españoles

Si contamos las veces que decimos ‘leche’ nos sorprendería. Pero, ¿la estamos utilizando bien?

Helena Horrillo

La Real Academia Española (RAE) registra nueve acepciones de la palabra “leche” y más de 40 unidades léxicas que utilizan ese término. De los sentidos más comunes dados a este concepto, no solo se recoge el sustento de bebés y el líquido en tetrabrick tan habitual en las neveras occidentales. También se registra su significado como cosmético -leche hidratante-, los vulgarismos como semen o porrazo, la “primera educación que se le da a alguien” y la forma coloquial que en Ecuador, México, El Salvador y Venezuela significa “suerte favorable”.

Después, más de 40 expresiones o unidades léxicas en las que el blanco alimento entra en juego. Que si «leche evaporada», que si ir «a toda leche» o que si «madre de leche». Así que se impone una reflexión: ¿qué nos pasa a los españoles con la leche? El origen de todas estas expresiones es difuso ya que sus significados son muy diferentes. “La fraseología de un idioma es un campo muy resbaladizo en donde es fácil meter la pata con falsos orígenes etimológicos”, explica Elena Zamora, directora técnica del Instituto de Lexicografía de la RAE.

Según la RAE, ‘ser la leche’ se traduce como ser extraordinario, pero se puede ser extraordinariamente bueno o extraordinariamente malo. No olvidemos que el sarcasmo es uno de los grandes deportes nacionales

Lo que sí está claro es que “casi todas se encuentran en los registros coloquiales y vulgares y se utilizan para dar énfasis y expresividad al habla”, asegura Celia Villar, lexicógrafa de la Fundéu. De la misma opinión es Zamora: “En el registro coloquial es muy frecuente el uso de palabras comodín que dan lugar a expresiones de muy diferente significado. A veces incluso una misma expresión puede tener significados opuestos, según los contextos y la entonación”.

Y aunque Villar se aventura un poco más al apuntar que alguna de estas expresiones tienen que ver con la razón más obvia -”parece ser que tienen como punto de partida la creencia de que a través de la leche que se mama de niño se adquieren rasgos del carácter y la personalidad”, explica- hay otras variantes que tienen que ver con golpes o como sinónimo de numeroso o abundante cuyo origen no es claro.

«Según la RAE, ‘ser la leche’ se traduce como ser extraordinario, pero se puede ser extraordinariamente bueno o extraordinariamente malo. No olvidemos que el sarcasmo es uno de los grandes deportes nacionales»

Es un registro que se usa con una interesante variedad de significados que, en muchísimas ocasiones, marca el propio contexto de la conversación y que, según éste, puede referirse a una cosa y también a la contraria. Así que pasaremos por alto todas las acepciones culinarias: la leche de canela, leche de los viejos -es decir, vino-, leche merengada, frita, entera o evaporada. Y nos centraremos en diez formas complejas con significados casi tan dispares como todos las supuestas variantes de esta nívea bebida. Prometemos evitar chistes fáciles.

– Mala leche

Portada del disco de Siniestro Total 'II (El regreso)'. En la imagen, el actor estadounidense Bob Hope con un vaso de leche.
Portada del disco de Siniestro Total ‘II (El regreso)’. En la imagen, el actor estadounidense Bob Hope con un vaso de leche.
 Viene a significar mal humor o mal carácter y está directamente vinculado a la leche materna. Como ya explicaba Villar, antiguamente se creía que a través de la lactancia el bebé tomaba rasgos de la personalidad de quien le amamantaba y por ello se seleccionaba a las nodrizas con cuidado para que no transmitiesen su “mala leche” a la criatura. Con el tiempo, los médicos empezaron a comprobar que la mortalidad infantil de niños alimentados bajo este sistema era más alta y comenzaron a recomendar la lactancia materna. Se acabó el echar la culpa a otros si el niño salía rebelde.

– Ser la leche

Al igual que la gran mayoría de las expresiones de esta lista, la palabra ‘leche’ puede cambiarse por ‘hostia’ (con perdón) y el significado no varía. Y al contrario de los modismos anteriores este sí tiene un significado positivo… o no. Según la RAE, ‘ser la leche’ se traduce como ser extraordinario, pero se puede ser extraordinariamente bueno o extraordinariamente malo, no olvidemos que el sarcasmo -y discutir sobre si algo es o no sarcástico- es uno de los grandes deportes nacionales. Por ejemplo, en la frase “este tío es la leche” la connotación puede ser positiva o negativa, y lo fundamental se encontrará en el contexto. Como consejo, no la uséis en Whatsapp a menos que la acompañéis de un ejército de emoticonos. Y no, la flamenca no cuenta.

– A toda leche

Aquí entramos en una serie de expresiones de las que los lexicógrafos dudan de su origen y de por qué, en esta locución, ‘leche’ actúa como sinónimo de dos conceptos que no tienen nada que ver -ni entre sí ni con la bebida- como son la velocidad y el volumen. Para diferenciarlos, solo hay que ver de qué verbo se acompaña. Si se trata de ir, salir, moverse o que impliquen movimiento, se trata de dirigirse a toda velocidad; y estar o sonar ‘a toda leche’ se refiere a que la música se encuentra a todo volumen. Los coches que van incumpliendo tanto los límites acústicos como los de velocidad es muy probable que terminen utilizando otra acepción: darse una leche.

– La leche

Anita Ekberg, al fondo, con un vaso de leche. En primer plano, Peppino De Filippo. La película es 'Bocaccio 70' (1962), de Federico Fellini.
Anita Ekberg, al fondo, con un vaso de leche. En primer plano, Peppino De Filippo. La película es ‘Bocaccio 70’ (1962), de Federico Fellini.
 El artículo es aquí el que marca la diferencia porque, sin él, solo estaríamos hablando del “líquido blanco que segregan las mamas de las hembras de los mamíferos para alimento de sus crías”. Sin embargo, con un simple ‘la’ se refiere a ‘mucho’ o a ‘muy’ si además va seguido de la preposición ‘de’. Valga un ejemplo: alguien puede saber ‘la leche’ o ser ‘la leche’ de listo.

– A mala leche

Tiene el mismo origen que ‘mala leche’, pero contiene una sutil diferencia en su significado que no debe pasar desapercibida. Si alguien hace algo “a mala leche” no es porque esté de mal humor: es porque, como diría un buen vasco, lo hace a mala hostia, es decir, con mala intención. Debemos recordar que se usa con las preposiciones ‘a’ o ‘con’ y que mejor mantenerse lejos de las personas que tengan ese sentimiento.

– Cagarse en la leche

En España nos cagamos en todo. En la mar, en la madre que nos parió, en diez… Y, cómo no, también en la leche. Inicialmente se usaba el “cagarse en la leche que te han dado”, lo que denota que su origen también tenía relación con la lactancia. Como muchas de las expresiones habituales que se usan en nuestro idioma ha ido ganando peso la versión abreviada que, dicho sea de paso, también suena más contundente: ya que usamos vulgarismos, vamos a hacerlos con convicción. La frase mítica («me cago en la leche, Merche») de ese gran personaje de la ficción española que es Antonio Alcántara -personaje de la serie Cuéntame,interpretado por Imanol Arias- se usa para expresar enfado o fastidio.

– De la leche

La actriz Hayden Panettiere, famosa por la serie 'Heroes', como imagen de la campaña estadounidense 'Got milk?' en favor del consumo de leche de vaca.
La actriz Hayden Panettiere, famosa por la serie ‘Heroes’, como imagen de la campaña estadounidense ‘Got milk?’ en favor del consumo de leche de vaca.
 Sí, en esta expresión también es importante el contexto, a ver si os creíais que la lengua de Cervantes iba a ser simple. Su interpretación más exacta es impresionante o increíble, y se puede tener «un cabreo de la leche» o «una suerte de la leche». Y ya si lo que buscas es confundir por completo a tu interlocutor siempre puedes decir que «has tenido un día de la leche porque tu jefe es la leche». Suena reiterativa, pero es fantástica para evaluar cómo de buena es la cara de póquer de quien te escucha que no tendrá ni idea de con qué carta quedarse.

– ¡Leches!

¿Recuerdas cuantas veces has pedido a un italiano que te explique qué significa exactamente la palabra ‘prego’? Pues aquí tienes una digna vendetta. Se trata de un comodín expresivo que lo mismo vale para mostrar asombro, sorpresa, admiración o fastidio. En realidad sirve para exteriorizar casi cualquier sentimiento y resumirlo en seis letras creyendo que con eso tu interlocutor puede comprenderte a la perfección. Lo peor es que, normalmente, se entiende. Bendito sea el lenguaje corporal.

– Darse una leche

Se recogió, como vulgar, por primera vez en el Diccionario Manual de la RAE de 1984, aunque como apuntan desde la institución, estas obras no recogen la etimología de locuciones o expresiones -solo las de voces simples- por lo que su origen es confuso. Viene a significar un golpe o un porrazo. Como tal, se puede combinar con multitud de verbos como meter(se) o pegar(se).

– Estar con la leche en los labios

Según la RAE, se puede utilizar para referirse a quien por su juventud no tiene aún los conocimientos de la edad adulta así como para los principiantes en cualquier profesión. Se encuentra en desuso. Con este último significado la figura del «becario» triunfa de forma abrumadora.

Fuente EL PAÍShttp://elpais.com/elpais/2016/09/29/icon/1475152162_700089.html?id_externo_rsoc=TW_CM

 

Te podría interesar

Una venezolana entre las 100 «estrellas en ascenso» de la revista Time

La revista Time dio a conocer por primera vez un ranking de las 100 “estrellas en ascenso” …