South-Cargo2
Inicio Inmigración Polémico testimonio: A veces siento vergüenza de ser venezolana

Polémico testimonio: A veces siento vergüenza de ser venezolana

Este artículo de opinión fue escrito por la inmigrante venezolana Claudia Fernandez, quien actualmente reside en la ciudad de Madrid. Si usted también quiere opinar, puede enviar su artículo al correo electrónico redaccion@inmigrantesenmadrid.com

Sí, así como lo leen. Tengo nueve años viviendo en España y en ese tiempo he visto de todo. Actitudes y comportamientos de algunos paisanos venezolanos que sinceramente decepcionan. Hay muchas veces en las que me da vergüenza haber nacido en Venezuela, hablar venezolano o simplemente ser de ese hermoso país ubicado al norte de América del Sur.

Si después de leer el párrafo anterior tienes la necesidad de vociferar insultos y escribirme palabrotas en los comentarios, diciéndome que no regrese y todas esas frases prefabricadas que están tan de moda en las redes sociales; déjenme decirles que ME DA IGUAL. La mayoría de vosotros, los odiadores de oficio que se creen mejor que los demás por el simple hecho de disimular todo lo que de verdad piensan y sienten; me dan vergüenza, porque son unos intransigentes, ofensivos, maleducados, mala gente, dañinos, destructivos e incapaces de tener un gesto de solidaridad, amor, compasión o respeto por aquel que diga algo con lo que no estáis de acuerdo.

Los venezolanos, ahora que no tenemos los miles de dólares de Cadivi para viajar, ya no somos recibidos con amor en ningún sitio, porque ya comenzaron a verse las costuras de la realidad de nuestra sociedad, o ¿me van a venir a decir que la degradación y destrucción de los valores, la ética y la moral del venezolano, en líneas generales, no es una realidad palpable? Nuestro país en este momento es una desgracia.

Durante muchos años Venezuela recibió a inmigrantes de todos los países del mundo. Ahora, después que una amplia mayoría tomó la decisión democrática de destruir el país, poniéndolo en manos de personas con ideologías retrogradas y sin preparación de ningún tipo; somos algo así como “la nueva escoria”, porque además de las personas honestas y trabajadoras que salen a poner en alto el nombre de su país, también están los ladrones, estafadores, vivos-criollos, peligrosos y que son los que la gente y los medios de comunicación recuerdan; porque un venezolano que está dando lo mejor de sí en una empresa no aparece en la prensa, el único que aparece es el que se hizo pasar por enfermo de cáncer y que estafó más de 12.000 euros a los incautos que creyeron en él; entre muchos otros.

Estoy en un punto en el que si pudiera quitarme el acento o la nacionalidad lo haría, porque me avergüenzo. No tienen sospecha de la indignación que siento cuando digo que soy de Venezuela y lo primero que me dicen es “ahhh Maduro, ¿cómo pudieron votar por ese señor”… o cosas como “¿si no les gusta cómo viven, ¿por qué no procuran un cambio político?… o cuando veo en redes sociales que personas de países recién vestidos nos insultan con cosas como “vienen a mi país a que les matemos el hambre y aquí fue que descubrieron el papel sanitario porque mi para limpiarse el culo tienen su país”.

Y la gota que derramó el vaso, el clímax de mi sensación fue cuando, hace pocos días, un “amigo” venezolano llegó a Madrid con su pareja y me pidió alojamiento en mi casa por dos días, con gusto lo hice y al irse, misteriosamente se me extraviaron 600 euros que tenía guardados para pagar el alquiler. 

Fuente Venezolanos en Madrid

http://www.inmigrantesenmadrid.com/2016/12/siento-verguenza-de-ser-venezolana/

- Advertisment -REVISTA VENEZOLANA DICIEMBRE 2020
Eurolivares

Populares

Coliflor al horno

Coliflor al horno para bajar de peso

Leopoldo López y Lilian Tintori viven en una casa que podría costar 10.000 € al mes según ABC

El líder opositor venezolano y su familia abandonan su piso en Príncipe de Vergara

‘Erase una vez en Venezuela’ llega a España

'Érase una vez en Venezuela'​, de Anabel Rodríguez Ríos, llega a España para ofrecer un retrato de dos matriarcas que se enfrentan por el olvidado pueblo flotante de Congo Mirador