lunes , octubre 21 2019
TostyArepa
Home / Curiosidades / No enloquezcas en Navidad

No enloquezcas en Navidad

Diciembre es sinónimo de alegría, amor, reconciliación y reflexión. Sin embargo, el estrés, el caos, el apuro y la tensión muchas veces se hacen sentir en el hogar a causa de la mala organización y por dejar algunas tareas como la elaboración de las hallacas, el pan de jamón o salir a comprar un regalo para última hora. Si es tu caso, toma en cuenta estas sugerencias que te ayudarán a llevar la fiesta en paz

El mes de diciembre es una temporada en la que se suman más tareas a las rutinarias: armar el arbolito, decorar la casa, hacer arreglos, pintarla para que luzca de punta en blanco, sobre todo si será el lugar en donde tus seres queridos celebrarán la Nochebuena o el Año Nuevo (en algunos casos ambas fechas se festejan en el mismo hogar), elaborar las hallacas, comprar los regalos y un sin fin de labores que se han vuelto tradición.

De los últimos treinta días del año, hay dos en particular que suelen ser los más alegres –y caóticos– de la temporada: el 24 y 31 de diciembre. Algunas personas dejan las compras de los regalos, de los alimentos y hasta de algunas prendas de ropa para esos días. Incluso, la preparación de las hallacas, el pan de jamón, la ensalada de gallina y el pernil –que requieren de tiempo y tranquilidad para que queden bien hechos–, también se deja para esos momentos, en los cuales la tranquilidad y armonía debe ser la prioridad, pues es importante tener claro que la Navidad es un tiempo para pensar en qué queremos, en la importancia de los amigos y de la familia. Lo importante, entonces, es planificar la realización de todas esas actividades, de modo que no te distraigan del verdadero motivo de celebración y, mucho menos, sean causa de tensión y posibles conflictos familiares.

Toma nota de estas recomendaciones y ponlas en práctica para que realices todas tus actividades con tiempo y evites ser víctima del caos y el apuro en estas fechas de agradecimiento y amor:

Arréglate con tiempo. Desde temprano se observan los salones de belleza y barberías repletos de personas que esperan su torno para realizarse la manicure y pedicure, teñirse el cabello, plancharlo o salir con un peinado de fiesta. No dejes esta visita para última hora. Hazla con uno o dos días de anticipación. Solo tienes que ser cauteloso para no estropear el trabajo del especialista de belleza; si te tiñeron y secaron la melena, hazte una «vuelta»  y procura no sudar; cuida el barniz de tus uñas con una capa de esmalte de brillo que puedes aplicar en la noche. Si no te quieres complicar la vida en estos lugares, alisa u ondula tu cabello minutos antes o después de vestirte para la Nochebuena o fin de año. En YouTube hay tutoriales de peinados fáciles que se realizan en un dos por tres y no requieren de esfuerzo. Maquíllate un poco más que de costumbre y usa un labial de color oscuro.

¡Se me olvidó comprar el regalo! Es común, sobre todo el día de Nochebuena, que algunas personas aún no hayan comprado el obsequio para algún familiar. No camines horas y horas en las abarrotadas ferias, centros comerciales o bulevares en busca del presente ideal. Resuelve la situación con algún detalle sencillo: dulces, ponqués, una rica torta negra o los chocolates que siempre alegran el corazón. Cuando llegue el Año Nuevo y pase el trajín de diciembre, busca con calma el regalo.

Platos tradicionales ricos (y bien hechos). La elaboración de los manjares típicos de esta festividad requiere de mucho tiempo, pero, sobre todo, hay que esmerarse para que queden sabrosos y bien elaborados. Hay familias que tienen la costumbre de hacer estas preparaciones el mismo 24 o 31 de diciembre, levantan a todos los integrantes de la casa a tempranas horas de la mañana para hacer el pan de jamón, las trabajosas hallacas, el pernil, la ensalada de gallina y, muchas veces, la torta. Aprende a delegar funciones y prepara la comida con un día de antelación (las hallacas pueden hacerse hasta tres semanas antes y conservarse en la nevera). En el caso del pernil, hazlo con uno o dos días de anterioridad, pícalo, guárdalo en un recipiente con la salsa y caliéntalo al momento de servirlo. De esta forma te quitarás de encima muchas tareas (cortar los aliños, limpiar, estar pendiente de que no se queme la preparación, evitar los molestos olores a comida por toda la casa). 

Hielo, ¿dónde lo consigo? Son las seis de la tarde y la familia no está completamente reunida porque algunos (en la mayoría de los casos, los hombres) han salido a comprar hielo, refresco, jugo o las bebidas espirituosas. Para asegurar la existencia de estos artículos indispensables en casa, haz una lista de las personas que estarán presentes en la reunión y cómpralos con antelación, pues seguramente los conseguirás a menor precio y garantizarás la presencia de todos los asistentes en el hogar.

«Tengo que comprarme la ropa para esta noche». Parece que es costumbre colectiva salir el mismo día de la celebración a ver miles y miles de boutiques llenas de gente, para comprar, en la primera a la que se entre, la blusa o el pantalón que en los demás locales tenía mayor precio o no había la talla. Ten presente que estas fechas son para compartir, pasar tiempo con la familia cercana y aquella que ha llegado desde lejos. No son días para derrochar dinero en cosas materiales, salir a comprar a última hora lo que hace falta y dejar a mamá, papá y las abuelas en la cocina preparando la cena navideña o encargados de otras labores. Si no compraste tu outfit con anticipación, saca del armario la indumentaria más nueva o la que sea tu favorita y deja para el nuevo año la adquisición de nuevas prendas para tu guardarropa. «Estrenar ropa o zapatos no hará que la pases mejor». 

Si hacer todo con tiempo va en contra de tu voluntad y prefieres dejarlo a última hora, procura salir bien temprano de casa para que «te rinda el día» y no tengas prisa al momento de alistarte para la cena de Nochebuena o recibir el Año Nuevo. No prefieras pasar todo el día caminado en busca de «algo que ponerte» para esa noche; no dejes que la tensión se apodere de tu hogar porque la comida para la cena navideña se prepara a última hora; no pierdas tiempo en actividades no relevantes y aprovéchalo para compartir en familia, reír, recordar momentos agradables y propiciar que ocurran otros que marquen historia en tu núcleo familiar. 

Fuente Estampas

http://www.estampas.com/cuerpo-y-mente/161222/no-enloquezcas-en-navidad

Te podría interesar

Ron para todo el mundo

Luis E. Baralt/Producto Las destilerías de Ron venezolano apuestan al mercado foráneo para sus productos. …