Cine

El Silencio Español

El Silencio Español

084195-jpg-c_300_300_x-f_jpg-q_x-xxyxx

1007_20130530stxbkp                                                                                 Por Sergio Monsalve

La nueva película de Pedro Almodóvar se iba a llamar El Silencio. El realizador ibérico le cambio el nombre por Julieta, para no coincidir con el mismo título del próximo largo de Martin Scorsese.

Pero sin duda, el mutismo define a la propuesta de 2016 del director manchego y no precisamente por la ausencia de diálogos en el guion.

Los personajes hablan y mucho durante el metraje. Comparten pesares y angustias, conversan, verbalizan sentimientos a través del recurso manido del voice over, mientras escriben y dedican cartas a seres perdidos.

Ante la muerte de su padre, la hija de la protagonista emprende la huida hacia un destino incierto. La madre la busca, la extraña y sufre la inmensa pena de su extravío, en estado de depresión, hasta dar aparentemente con su paradero.

En último caso, Julieta expresa las derivas contemporáneas del autor de la aclamada Mujeres al borde de un ataque de nervios, hoy refutado por una considerable parte de la crítica, dado el desacierto de sus recientes entregas: la dispareja La piel que habito, la fallida vuelta a la comedia de Los amantes pasajeros y el plomizo melodrama estelarizado por una lacrimógena Emma Suárez, secundada por un esperpéntico performance de Rossy de Palma.

1458216114_607368_1458217290_sumario_normal

Filmes de una cierta tendencia hacia el ombliguismo estéril, la redundante autoindulgencia y el pragmático amordazamiento, frente a las realidades urgentes de la llamada “madre patria”.

Pedro Almodóvar nunca fue un militante de base, aunque su incorrección política llegó a remover conciencias y sacudir cimientos en el pasado.

El curso del tiempo lo decantó por su rumbo actual, el del conservadurismo, el estancamiento formal y la condescendencia de un régimen académico, absolutamente predecible, trillado, escapista.

Un curioso cine qualité de la posmodernidad evasiva e intimista, cotizado en festivales, ciclos, certámenes internacionales.

Decididamente inofensivo, intrascendente y sencillo de explotar en la bolsa de valores de los géneros menores, los pensamientos débiles.

Complace a una audiencia educada en la cultura del desgarro y el despecho folletinesco. Involuntariamente sirve de pantalla telenovelera para ocultar el paro, la crisis, la recesión económica, las brechas sociales, los desvaríos populistas de los partidos al asalto del poder. De regreso a una burbuja franquista, dominada por una oferta de golpe de pecho, frivolidad estilizada y asuntos del corazón.

De una esencia similar, Truman si acaso enuncia postulados conflictivos, desarrollados antes con el doble de garra, como el derecho de elegir la propia muerte en lugar de padecer una insoportable agonía, producto de una enfermedad incurable (Mar Adentro).

Otra vez, la metáfora del cáncer y la defunción son los únicos dilemas problemáticos esbozados por la tragedia convencional ejecutada por Cesc Gay, en su versión mainstream adherida al encasillado estereotipo de argentino bonachón personificado por Ricardo Darín. El modelo del extranjero ideal, asimilado, integrado, un poco disidente, jamás incómodo.

Dueño de un perro, amigo leal de los locales, defensor de causas justas, carismático, guapo, exculpado por sus pecados. No quiere estorbar y molestar con sus dolencias. Deja sus entuertos arreglados. Paga su cremación por adelantado. Su historia te conecta y engancha. Empatizas con su calvario y su anhelo de redención. Cuando bajan los créditos, el hechizo se rompe, si lo comparas con la verdad de la migración a Europa, por mencionar algún tema velado por la pieza.

Vivo ejemplo y confirmación de una vertiente de la industria ibérica. La del país del disimulo y la creación de aflicciones atenuadas, templadas, domesticadas, adormecedoras. De finales agridulces y pecho frío. Tampoco provocan un coma diabético. Ligeros y fáciles de olvidar.

Fuente El Nacional

http://www.el-nacional.com/opinion/Silencio-Espanol_0_947905216.html

Cine

Más en Cine

Cinta venezolana “La familia” debuta en la Semana de la Crítica de Cannes

Rossana26/04/2017

Cinta venezolana “La familia” debuta en la Semana de la Crítica de Cannes

Rossana24/04/2017

En el Bafici se verá la renovación del cine venezolano

Rossana18/04/2017

Las primeras imágenes de Edgar Ramírez como Gianni Versace

Rossana17/04/2017

La película que fue censurada en Venezuela

Rossana13/04/2017

20th Century Fox suspende próximos estrenos en Venezuela

Rossana05/04/2017