sábado , agosto 8 2020
Anis Cartujo
Home / Arte y Cultura / Venezolana violinista enseña los ritmos venezolanos en el exterior

Venezolana violinista enseña los ritmos venezolanos en el exterior

Daniela-Padrón-Portada-770x960-1

Desde tocar música celta con la banda Gaélica hasta fusionar la música clásica de Bach con los ritmos criollos de su país, es lo que caracteriza a la violinista venezolana residenciada actualmente en Miami, Daniela Padrón. Su versatilidad hizo que se convierta en uno de los talentos nacionales que haya estado nominado a un Latin Grammy.

Esta joven de 29 años estudió administración en la Universidad Metropolitana de Caracas, pero comenzó desde muy pequeña en el mundo de la música. En el año 2009 forma parte de la banda Gaélica, en la que se destacó por mezclar música celta con sonidos como salsa o tango. Su participación en esta agrupación trajo muchos éxitos y aprendizajes, entre ellos la nominación de Padrón en los Latin Grammy del año 2013 correspondiente a la categoría de “Mejor Álbum Folclórico”.

Fue a partir de este momento donde ella inicia un proceso de reconocimiento de su propio nombre. Con esa nominación se encuentra “con esa semillita de yo quiero más, pero desde un punto de vista sano y agradable”. Y así fue.

Daniela Padrón GaélicaEn el 2012, la artista se casa y junto a su esposo se mudaron a Miami en busca de un futuro distinto a lo que estaban viviendo en Venezuela. Señala que a pesar de que no conocía mucho la ciudad poco a poco se fue enamorando de ella, y ahora, la considera como un lugar con mucho que ofrecer e inventar, lo cual le permite tener un nicho para crecer y crear cosas nuevas.

Padrón actualmente trabaja en la escuela de Miami Music Project, institución que imita y se inspira en el Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela, para emplear la música como instrumento de transformación social, capacitar a los niños para adquirir valores e impactar positivamente en la sociedad a través del estudio y la interpretación musical.

“Miami Music Project es la representación perfecta de Miami, la directora es polaca, el fundador inglés, mi jefe (el director de programa) es asiático-mexicano. En fin, una mezcla de culturas. Ciertamente también cuenta con venezolanos”, dice y Padrón es una de las criollas que representa a su país en Estados Unidos.

Padrón también imparte clases particulares de violín para niños y adultos. De igual forma, tiene presentaciones con artistas venezolanos como Frank Quintero o el también humorista, César Muñoz.

Su primera producción discográfica se denomina “Bach to Venezuela”, la cual estrenó en mayo de este año. Padrón revela que esto fue una respuesta a su búsqueda personal. “No tenía nada que mostrar que fuera mío, una propuesta propia”, dice.

Las doce canciones que componen el álbum poseen cada una un ritmo distinto. “Yo lo llamo como un viaje musical, que recorre diversas regiones de Venezuela”, expresa la violinista. Desde una onda nueva de Aldemaro Romero, hasta un calipso del Callao, pasando por una gaita y merengue caraqueño, hasta contrastes de joropo oriental con joropo tuyero, son las armonías que se pueden apreciar en su más reciente repertorio. “Lo veo como una heladería, que la gente pruebe y escuche muchos sabores y elija el que más le guste”, dice.

“Bach to Venezuela” ya ha tenido un par de presentaciones en Miami, las cuales han sido muy exitosas y con grata receptividad, según Padrón. “A pesar de que es triste el éxodo venezolano, especialmente por las razones por las que la mayoría tomamos la decisión, quiero que, en mi caso, junto a otros músicos, convertirnos en embajadores de  la música de nuestro país. Estoy segura que es el momento de la música venezolana y con este disco quiero atraer a todos aquellos que no conocen de nuestra cultura”.

Esta joven cuenta que paradójicamente mientras vivía en Venezuela, nunca se dedicó a tocar música de su país, pero explica que desde que está en el exterior, se dio cuenta que extrañaba cosas que no sabía que necesitaba. “Persiste una necesidad de sentirse arraigado a algo que te pertenece, es difícil estar afuera y  más en un sitio que se mezcla con tantas culturas. Sentí que era el momento de palpar los ritmos venezolanos” y así lo hizo.

La fusión con Bach la atribuye porque es su compositor favorito y quien la ha acompañado durante toda su carrera. “A los cinco años ya estaba tocando algo de él, tiene esa peculiaridad como músico que te permite tocar sus obras desde etapas iniciales”. Para ella la idea es acercar al  público a estos sonidos que en muchas ocasiones pueden tildar como tediosos, “pero son muy bonitos y agradables”.

Padrón está feliz, cumple su misión de vida actualmente en Miami, enseña música a niños y jóvenes para impactar positivamente en la sociedad y busca resaltar el talento venezolano en el mundo. “Después de todo lo que Venezuela me ha dado, si yo le puedo devolver algo a cambio es esto: llevar su música a la internacionalización”, concluye.

Fuente: Proyección venezolana

Daniela Padrón: La violinista que enseña los ritmos venezolanos en el exterior

Te podría interesar

Victoria de Stefano: “Mis preguntas van hacia la condición bajo sospecha de lo humano”

“Es inimaginable un escritor sin experiencia, decía Virginia Woolf, agregando que era impensable un escritor …