viernes , diciembre 13 2019
ArmaTuHallaca
Home / Política / «Volveré cuando caiga el Gobierno»

«Volveré cuando caiga el Gobierno»

DJ19C12F1 (1)

Mientras la Asociación de Venezolanos de Deza emprende una recogida de medicamentos para enviar al país, que se materializará los próximos 2 y 3 de julio en la Praza da Igrexa de Lalín, la falta de fármacos fue la gota que colmó el vaso y significó la vuelta a su Barcia natal de la lalinense Raquel Fernández Meijomence. Atrás deja más de cuarenta años de su vida, de trabajo, un negocio en manos de sus trabajadores «para que puedan vivir» y su casa.

-¿La falta de oportunidades laborales en Galicia empujó su marcha a Venezuela?

-Así fue al igual que otros muchos gallegos. Aquí no había trabajo, no se veía un futuro prometedor y en el año 1974 me marché para Caracas. Llegué a un país lleno de oportunidades y en el que conocí la democracia. Hoy día es un país que no le importa a nadie.

-¿Qué determinó su vuelta?

-Quiero dejar claro que mi intención es volver cuando caiga el gobierno de Maduro. Dejé mi casa en Caracas y el negocio en manos de mis empleados para que puedan vivir. Llevan más de veinte años trabajando conmigo y no podía ni puedo abandonarlos a su suerte. Y, ¿por qué volví? Por miedo. Necesito de una medicación específica para un problema de tensión que padezco y no se consiguen en toda Venezuela esas medicinas. Estuve analizando serenamente toda la situación y consideré que mi salud era lo primero. Preparé las valijas y aquí estoy hasta que finalmente se tumbe este gobierno.

-¿La falta de fármacos es tan tremenda?

-Más incluso de lo que se cuenta! En una semana murieron cinco niños por falta de medicinas. Un hermano mío, que está también en Venezuela, necesita de una medicación que no logramos tampoco en el país. Mi intención es poder mandársela pero no a través mensajería, que sabemos que no la recibiría, sino que aprovechando el viaje de una amiga a Galicia haremos lo posible para que se la pueda llegar cuando regrese. El gobierno venezolano insiste en que es el país de las maravillas pero la realidad es radicalmente opuesta.

-Ante tal situación, ¿la gente está abandonando el país?

-Por supuesto. Están huyendo todos los que pueden hacerlo, tanto venezolanos como los que nos hemos ido a vivir allí. La gente se va, eso sí, con lo puesto ya que no tienes posibilidad de llevarte nada. Dos años atrás, en el 2014, te hacían entrega de 3.000 dólares en tarjetas y de 400 euros en efectivo para un viaje pero en la actualidad necesita disponer de lo que se denomina una tarjeta del estado para desplazamiento que yo personalmente solicité diez meses atrás y sin resultado alguno. En mi caso salí vía Miami y desde allí rumbo a España para poder venirme a Galicia. Lo que está pasando en ese país es lamentable por una parte y aterrador por otra.

-¿Se refiere a la inseguridad?

-La inseguridad es tan terrible que cuando sales de tu casa no sabes si regresarás. En Venezuela no te roban, te matan y a las cinco, seis de la tarde, no puedes estar en las calles que están plagadas de matones con armas en las manos. Los intentos de saqueo en el centro son constantes. La situación es cada día más insostenible, y por seguridad y salud fue por lo que me vine para aquí.

-¿Saqueos que atienden al desabastecimiento de productos básicos en los lineales de los centros comerciales?

-Claro. Puedes disponer de dinero para comprar pero los alimentos llegan a cuentagotas. Te encuentras todos los días con enormes colas frente a áreas comerciales que se forman desde las cuatro de la madrugada para, ocho horas después, y con mucha suerte poder salir con una botella de aceite. Por otra parte están también los precios de los alimentos, que si los consigues, son desorbitados. En el momento en que dejé el país un pollo costaba 5.800 bolívares venezolanos (515, 62 euros) y un kilo de patatas estaba en 4.800 bolívares venezolanos (426,72 euros). Otro problema añadido es la presencia de los «bachaqueros» que compran alimentos y los revenden a precios inalcanzables.

Oportunidades. En los años 60 y 70 Venezuela era el destino soñado por muchos gallegos al considerarse un país de grandes oportunidades.

Declive. La inseguridad ciudadana, las restricciones y la falta de alimentos y medicinas están propiciando salidas masivas del país.

Te podría interesar

Exilio venezolano en Miami aplaude que España extradite a un exgeneral chavista

Carvajal, de 59 años, exjefe de la contrainteligencia con el expresidente venezolano Hugo Chávez y …