South-Cargo2
Inicio Economía Santa Elena de Uairén, la única ciudad de Venezuela donde no existe...

Santa Elena de Uairén, la única ciudad de Venezuela donde no existe la escasez

ffeae765e1da014cf0a54d3e10894d56

“No importa cuánto es, lo que quiero es que me pongas todo en el camión”.

El hombre corre por el abasto. Con una bolsa de mercado llena de billetes apura a un joven chino para que le coloque pacas de arroz, pañales y pasta en la plataforma de un Tritón. Luego de la faena, el muchacho cuenta la montaña de dinero recibida con una máquina contadora, como la que hay en los bancos. El sujeto parte rápido con la mercancía hacia un lugar desconocido de la sabana.

Santa Elena de Uairén, la última ciudad del sureste venezolano de cara a Brasil, escapa en buena parte del socialismo salvaje. En el poblado donde confluyen mineros, contrabandistas de combustible, indígenas y citadinos que se instalaron ante la belleza de la Gran Sabana, se vive una realidad paralela a la del resto del país, ilustra el reportaje de El Estímulo. 

Hay pan en las panaderías, cauchos en las caucheras. Abundan pañales de diferentes marcas y tamaños. Igual pasa con el champú, las toallas sanitarias, el papel tualé, el jabón de baño y de lavar; la harina de maíz, el café, la mayonesa, la salsa de tomate, el aceite de soya o el arroz.

Entre San Félix y Santa Elena de Uairén hay 20 alcabalas militares donde se supone revisan alimentos y productos regulados que van hacia el sur del estado Bolívar. Sin embargo, todos los insumos que no se ven desde hace años en ciudades como Maracay, Barquisimeto, Caracas o Puerto Ordaz se encuentran a precios inflados en este poblado de casi 30.000 habitantes.

– Todo a precio de “bachaqueo” –

Las colas, los saqueos, los llamados “bachaqueros” y las compras por números de cédula son vistas por sus habitantes como postales de una catástrofe que está pasando “en la ciudad”. Pero la tranquilidad de vivir en una economía sin esquizofrenia se paga caro. En Santa Elena los precios de los productos cuestan lo mismo que impone cualquier revendedor del resto de Venezuela.

Muchos explican el porqué de los infartantes costos: servir como centro de acopio a los campamentos mineros, depender a los vaivenes de la economía de Brasil y estar en el país con la mayor inflación del planeta son algunas de las causas que colocan a los productos en lo más alto de un Tepuy.

Un kilo de arroz cuesta mil bolívares; uno de azúcar proveniente de Brasil 1.100 bolívares; una pastilla de jabón Protex cuesta 800 bolívares, aunque su “precio justo” marca 16 bolívares. Cuatro rollos de papel tualé están en 1.650 bolívares, mientras un paquete de 48 pañales de marcas Huggies o Pampers ronda los 7.400 bolívares.

Un champú anticaspa Head & Shoulder cuesta 2.000 bolívares, pero marca 36 bolívares en el envase. También se observan en los anaqueles marcas que estaban prácticamente desaparecidas en la mente del consumidor. Un litro de desinfectante Mistolín con la etiqueta “hecho en socialismo” cuesta 800 bolívares. En tanto, medio kilo de Café Madrid, 2.400 bolívares.

Fuente: Siente América

http://www.sienteamerica.com/posts/19503-santa-elena-de-uairen-la-unica-ciudad-de-venezuela-donde-no-existe-la-escasez

Populares

La Casa del Teatro de Buenos Aires revive gracias a un venezolano

El cineasta Alejandro Arteaga dirige un documental sobre la entidad que desde 1938 alberga a artistas argentinos jubilados con necesidades económicas La mística de los...

De venezolanos para venezolanos

Su nombre representa lo auténtico se llama Cremuuso y es la nueva marca de Ananké, que ahora trae un queso untable elaborado con leche...

ExMenudos se reunieron para celebrar la vida de Ray Reyes

Tras despedirse de quien consideraban como un hermano, los exintegrantes de la agrupación se reencontraron y compartieron algunas fotos de la reunión en la...

Wuilker Faríñez: “Mi sueño es jugar en España»

El guardameta venezolano repasa su primera temporada en el fútbol europeo, sus objetivos a futuro y la próxima Copa América en la que será...
- PUBLICIDAD -

Santa Elena de Uairén, la única ciudad de Venezuela donde no existe la escasez

ffeae765e1da014cf0a54d3e10894d56

“No importa cuánto es, lo que quiero es que me pongas todo en el camión”.

El hombre corre por el abasto. Con una bolsa de mercado llena de billetes apura a un joven chino para que le coloque pacas de arroz, pañales y pasta en la plataforma de un Tritón. Luego de la faena, el muchacho cuenta la montaña de dinero recibida con una máquina contadora, como la que hay en los bancos. El sujeto parte rápido con la mercancía hacia un lugar desconocido de la sabana.

Santa Elena de Uairén, la última ciudad del sureste venezolano de cara a Brasil, escapa en buena parte del socialismo salvaje. En el poblado donde confluyen mineros, contrabandistas de combustible, indígenas y citadinos que se instalaron ante la belleza de la Gran Sabana, se vive una realidad paralela a la del resto del país, ilustra el reportaje de El Estímulo. 

Hay pan en las panaderías, cauchos en las caucheras. Abundan pañales de diferentes marcas y tamaños. Igual pasa con el champú, las toallas sanitarias, el papel tualé, el jabón de baño y de lavar; la harina de maíz, el café, la mayonesa, la salsa de tomate, el aceite de soya o el arroz.

Entre San Félix y Santa Elena de Uairén hay 20 alcabalas militares donde se supone revisan alimentos y productos regulados que van hacia el sur del estado Bolívar. Sin embargo, todos los insumos que no se ven desde hace años en ciudades como Maracay, Barquisimeto, Caracas o Puerto Ordaz se encuentran a precios inflados en este poblado de casi 30.000 habitantes.

– Todo a precio de “bachaqueo” –

Las colas, los saqueos, los llamados “bachaqueros” y las compras por números de cédula son vistas por sus habitantes como postales de una catástrofe que está pasando “en la ciudad”. Pero la tranquilidad de vivir en una economía sin esquizofrenia se paga caro. En Santa Elena los precios de los productos cuestan lo mismo que impone cualquier revendedor del resto de Venezuela.

Muchos explican el porqué de los infartantes costos: servir como centro de acopio a los campamentos mineros, depender a los vaivenes de la economía de Brasil y estar en el país con la mayor inflación del planeta son algunas de las causas que colocan a los productos en lo más alto de un Tepuy.

Un kilo de arroz cuesta mil bolívares; uno de azúcar proveniente de Brasil 1.100 bolívares; una pastilla de jabón Protex cuesta 800 bolívares, aunque su “precio justo” marca 16 bolívares. Cuatro rollos de papel tualé están en 1.650 bolívares, mientras un paquete de 48 pañales de marcas Huggies o Pampers ronda los 7.400 bolívares.

Un champú anticaspa Head & Shoulder cuesta 2.000 bolívares, pero marca 36 bolívares en el envase. También se observan en los anaqueles marcas que estaban prácticamente desaparecidas en la mente del consumidor. Un litro de desinfectante Mistolín con la etiqueta “hecho en socialismo” cuesta 800 bolívares. En tanto, medio kilo de Café Madrid, 2.400 bolívares.

Fuente: Siente América

http://www.sienteamerica.com/posts/19503-santa-elena-de-uairen-la-unica-ciudad-de-venezuela-donde-no-existe-la-escasez

Populares

La Casa del Teatro de Buenos Aires revive gracias a un venezolano

El cineasta Alejandro Arteaga dirige un documental sobre la entidad que desde 1938 alberga a artistas argentinos jubilados con necesidades económicas La mística de los...

De venezolanos para venezolanos

Su nombre representa lo auténtico se llama Cremuuso y es la nueva marca de Ananké, que ahora trae un queso untable elaborado con leche...

ExMenudos se reunieron para celebrar la vida de Ray Reyes

Tras despedirse de quien consideraban como un hermano, los exintegrantes de la agrupación se reencontraron y compartieron algunas fotos de la reunión en la...

Wuilker Faríñez: “Mi sueño es jugar en España»

El guardameta venezolano repasa su primera temporada en el fútbol europeo, sus objetivos a futuro y la próxima Copa América en la que será...