sábado , diciembre 14 2019
Pirulines
Home / Economía / La crisis demográfica agrava el déficit de talento en España

La crisis demográfica agrava el déficit de talento en España

HUELGA EN EL--478x270

Por si no bastara con la brecha entre el mundo académico y el mercado laboral, o con los obstáculos de una generación de ‘Ninis’ para el reemplazo generacional, la crisis demográfica empeora el problema.

«Cómo eramos pocos»… Casi todo el mundo conoce este dicho, que mezcla la demografía con la incapacidad o la torpeza para desarrollar una actividad… La frase viene al caso por alguna de las conclusiones a las que llega el último Indice ManpowerGroup 2008-2016: Retos y paradojas del mercado laboral en los jóvenes en España, que asegura que el principal responsable del cambio en el empleo joven en nuestro país es precisamente la demografía.

paradoja

Además de la brecha que existe entre el mundo académico y lo que exigen las empresas y el mercado laboral; el obstáculo que supone una generación de Nini, que dificultan el relevo generacional; y la sospecha de que quizá la generación Millennial no sea la mejor preparada de la historia, o al menos no lo esté para responder a las necesidades del mercado laboral actual… También hay que añadir la crisis demográfica.

Un impacto adicional

Según el índice de ManpowerGroup, «entre el primer trimestre de 2008 y el primero de 2016 han desaparecido 3,6 millones de empleos juveniles, y el impacto demográfico ha acabado con 1,9 millones de puestos. La menor demanda de las empresas ha supuesto 1,7 millones de empleos perdidos, a lo que se ha unido una reducción en la tasa de actividad de los jóvenes (por menos actividad, vuelta a estudios, etcétera)».

Así, el principal responsable del cambio en el empleo joven es la demografía, ya que con la recuperación en curso, a igualdad de población y actividad, este colectivo habría generado empleo neto.

Para Josep Oliver, catedrático de economía aplicada de la Universidad de Barcelona, que ha participado en la elaboración de este estudio, «sin una contribución de la inmigración, no podrá funcionar el mercado de trabajo». Oliver cree que esta «demografía horrible» va en paralelo a todos los demás factores que provocan la desadecuación entre lo que sale de la Universidad y lo que requieren las empresas, e insiste en que, aunque no se puede fiar todo a la inmigración, es necesario contar con inmigrantes formados como solución a las necesidades del nuevo mercado de trabajo: «En Europa del Este podríamos encontrar candidatos adecuados que puedan solucionar el gapgeneracional».

Se da así una paradoja en el futuro mercado laboral español: hay paro juvenil estructural y se necesitan profesionales extranjeros.

Entre 2008 y 2016 el empleo joven ha caído más cuanto menor era el nivel de estudios. Aquellos con niveles bajos de formación retrocedieron un -47%, y su peso sobre el empleo joven se redujo desde el 37% en 2008 al 29% en 2016.

Empleo envejecido

El índice muestra una pérdida del -1,6% en el empleo de los jóvenes de 16 a 39 añod entre el primer trimestre de 2014 y el primero de 2016. Por su parte el de los de 40 a 64 años aumenta en más de un millón (9,3%). La ocupación de los jóvenes de 16 a 39 años acumula una pérdida de -35% desde el inicio de la crisis. Por el contrario, el empleo del segmento de 40 a 64 años ha crecido un 13%.

Se produce además un cambio en la demanda de empleo joven en las empresas por este envejecimiento creciente de los ocupados. Así, mientras en el primer trimestre de 2008 los jóvenes aportaban el 54% de todo el empleo, en 2014 su peso había caído al 44%, y al 41% en 2016.

A esto se añade que el trabajo femenino ha caído sensiblemente menos que el masculino entre 2008 y 2016. En 2008 representaba un 45,3% del total de empleo de los jóvenes, pasando al 46,4%, aunque la recuperación económica ha primado a aquellos que más habían sufrido durante la crisis: lógicamente, con la recuperación ha crecido el empleo de hombres jóvenes.

El informe refleja asimismo una caída del trabajo inmigrante desde 2008 hasta 2016, más intensa que el del empleo nativo (más de un -41% frente a un -31%).

Y concluye que, «a pesar de los cambios en la recuperación, ha aumentado el peso de los jóvenes de mayor edad, más educados. Se trata de un empleo más femenino y más nativo, con más peso de la jornada parcial, mayor proporción de profesionales y con más contratación indefinida».

Te podría interesar

La Cepal recuerda que el éxodo venezolano comenzó con Hugo Chávez

Con Chávez se produjo un goteo de migrantes venezolanos que más tarde explotó / EFE: …