martes , enero 28 2020
Anis Cartujo
Home / Inmigración / Destinos insólitos para venezolanos: Paraguay

Destinos insólitos para venezolanos: Paraguay

ven-paraguay

Por Alexis Correia

“Lo mucho que le falta a este país por desarrollarse es lo que me encantó. Desde mi perspectiva, eso se traduce en oportunidades”, señala Leonardo Palencia, un ingeniero egresado de la Universidad Simón Bolívar. Se marchó hace dos años al país del galán de telenovelas Arnaldo André. Los datos de la creciente diáspora son imprecisos, pero todos los testimonios coinciden: hay oportunidades para crecer y suplican a los vivos criollos que mejor se queden en Maiquetía.

Paraguay es un país que a los venezolanos nos puede parecer cómico, si olvidamos por un minuto la comiquita mundial en que nosotros mismos nos hemos convertido. No hay desierto, nieve o volcán. Si algún día alguien tiene que naufragar, no llegará allá, porque carece de costas. Es un territorio casi totalmente plano, en el que al parecer hace un calor húmedo casi intolerable entre octubre y marzo. Los paraguayos hablan como si tuvieran algo metido dentro de la boca. Hasta hace poco, el edificio más alto del país era algo que se parece a cualquier vulgar condominio de vecinos caraqueños. Cuando fue la sede de la Copa América de 1999, la mascota fue un animal indistinguible.

Gracias a una herramienta de Facebook para casos de catástrofes naturales, los venezolanos nos percatamos de la magnitud del éxodo a Ecuador luego del terremoto del pasado 16 de abril. En Paraguay ni siquiera hay una sismicidad apreciable. Es un país que puede parecernos descomunalmente aburrido, y por lo tanto, desde nuestro cataclismo actual, embriagadoramente fascinante. Gracias a una simple pregunta en Facebook, como me suele ocurrir, establecí contacto con compatriotas que se han ido a Paraguay.

Facebook, como me suele ocurrir, establecí contacto con compatriotas que se han ido a Paraguay.

cita-3

“Nunca fue de mi interés vivir en Estados Unidos o Europa, mucho menos pasar largos años aguardando por oportunidades y trámites excesivamente burocráticos. Recorrí Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina. De todos el que más me llamó la atención fue Paraguay, y aunque parezca absurdo, fue lo mucho que le falta por desarrollarse lo que me encantó; desde mi perspectiva, eso se traduce en oportunidades. ¿Para qué irme a un sitio en donde literalmente todo ya está hecho? Muchos venezolanos me decían que estaba loco cuando les comentaba sobre Paraguay”, cuenta Leonardo Palencia, un ingeniero de Alimentos de 26 años egresado de la Universidad Simón Bolívar (USB) que se marchó a Asunción hace dos años y medio.

Este y otros testimonios fueron recogidos con la colaboración de José David Angulo, un periodista venezolano de 30 años que también emigró a Paraguay hace dos meses. “No tenía mayor referencia que José Luis Chilavert y Larissa Riquelme. La opción paraguaya no estaba dentro de mis preferencias hasta que mi novia se marchó para allá en agosto de 2015. Investigamos calidad de vida, ingresos/egresos comunes, sueldo mínimo/costos y otras referencias que nos dieran una perspectiva de cómo vivir. Ella tuvo una oferta laboral y empezó a contarme que sus posibilidades aumentaban, y que sería una opción para comenzar un futuro juntos y más saludable psicológicamente que Caracas. Me imaginaba a Asunción como una ciudad pequeña y atrasada en infraestructura, y esperaba gente fría, poco amable. Ahora sé que los paraguayos son extremadamente atentos y solidarios. No podemos olvidar que salieron de una dictadura hace menos de 30 años y que mucho de ese legado todavía es evidente. Pero hay un auge de centros comerciales, financieros y de turismo”, narra el propio comunicador social.

“9 sobre 10 puntos”

Estoy tratando de recordar las veces que he escuchado hablar de Paraguay, apartando el fútbol: como periodista, solo en teoría debería ser una frecuencia mayor a la de usted, lector. El legendario humorista Pepeto López, en una entrevista, me dijo que le encantaban las canciones románticas paraguayas en idioma guaraní.  La única película de Hollywood en la que recuerdo una mención muy tangencial, como uno de los tres países de la criminalmente porosa Triple Frontera, es Miami Vice (2006). El galán Arnaldo André hizo telenovelas acá y por mi casa hay un vendedor de incienso que es igualito. Una vez leí que los locales McDonald’s no podían competir contra el arraigo de las frituras callejeras en Asunción.  Por supuesto, Alfredo Stroessner —gobernó entre 1954 y 1989— fue su propio Pinochet privado. Fernando Lugo era noticioso como exobispo católico izquierdoso, y al parecer gozón, que llegó a presidente y luego salió —o lo salieron— de manera polémica en 2012. Podría alegarse que en Paraguay cayó la primera piedra del dominó del derrumbe de la izquierda latinoamericana. ¿Pero desde esa fecha hasta hoy? ¿Nada de nada? ¡Quiero un país así!

cita-4

“Primero estuve dos meses en Medellín —Colombia— en 2013, una ciudad con una calidad de vida espectacular, pero el mercado laboral está sumamente cerrado. Ya había estado de visita dos veces anteriores en Paraguay. Es un país con una economía y política estables, sin ningún tipo de adoctrinamiento ideológico, proyección al crecimiento a mediano y largo plazo, relativa seguridad personal, gastronomía deliciosa, recursos acuíferos cuantiosos y superávit de generación de electricidad con respecto al consumo Nacional. Está requiriendo de mano de obra especializada y capacitada, por eso brinda muchas oportunidades a extranjeros y los trámites migratorios no son complicados o costosos”, expresa Enrique Espinoza —nombre modificado por petición de la fuente—, un licenciado en Administración de Empresas Turísticas que se está desempeñando como gerente de instalaciones deportivas.

cita-5

Entre las anécdotas, Espinoza destaca que fue a un restaurante y pidió la sopa paraguaya que aparecía en el menú, y que en realidad no es una sopa, sino una especie de polenta sólida de maíz. “Más que por mi situación actual, me siento muy satisfecho por las posibilidades de crecimiento. Puedo recomendar este destino con una calificación de 9 sobre 10 a mis compatriotas, siempre que vengan a dejar el gentilicio en alto. Lamentablemente muchos venezolanos han exportado la mal llamada ‘viveza criolla’ y una gran prepotencia —lea este reportaje sobre la especialidad de la casa. Un ejemplo lamentable de eso ha sido Panamá. Fuera de Venezuela no vale el bachaqueo o el tráfico de influencias, ni se van a enriquecer de un día para otro por enchufarse. En Paraguay es posible obtener todo lo que deseas, pero con el sudor honrado de tu frente”, agrega el especialista en turismo, un sector que representa alrededor de 10% de la economía, con más de un millón de visitantes extranjeros en 2015 —aunque la web del Ministerio de Turismo ofrece cifras recientes camufladas, en 2013 Venezuela experimentó una contracción de casi 20% y no pasó de 650.000 visitantes; no cuesta mucho imaginar que esas cifras han empeorado recientemente, más allá de las oportunidades que ofrece la devaluación.

Prohibidos los Tíos Conejos

“Aquí no nos conocen a los venezolanos por flojos y sinvergüenzas. Quien quiera emigrar con esas intenciones, mejor que se quede en Venezuela”, enfatiza Gisifredo Guzmán, un cumanés de 41 años que se desempeñó como coordinador de Prevención y Control de Pérdidas de los supermercados Unicasa hasta que emigró en 2016. “Estuve investigando indicadores económicos, sociales y políticos en cada uno de los países de Latinoamérica y Paraguay no aparecía en ninguno de mis planes. Introduje currículos en más de 200 empresas de la región. Me llamaron de Argentina, pero las condiciones del trabajo no se ajustaban a lo que yo quería. Aquí en Paraguay una empresa me seleccionó para servir de asesor a varios de sus clientes. El propietario me dijo por Skype: ‘Venite vos acá, que si no trabajás con nosotros, yo consigo para que vos trabajés con mis amigos. Lo importante es que estés acá’. Me quedé desde el primer día y me proveyeron de vivienda y otras comodidades. Me vine hace más de un mes con dos maletas en donde no cabía toda una vida, el corazón lleno de esperanzas y la cabeza centrada en conseguir lo que por tanto tiempo no pude lograr en Venezuela. Espero poder traer a mi esposa dentro de poco”.

cita-2

Completa Guzmán: “A los paraguayos los veo 12 horas diarias luchando por cumplir su faena y poder estar con sus familias, son alegres y bromistas. Prácticamente me han adoptado como uno de los suyos y se han empeñado en enseñarme a hablar guaraní, aunque hasta el momento no puedo pronunciar las vocales nasales. Utilizan 12 vocales, en vez de las cinco del castellano. En cuanto a mi campo de trabajo, en Asunción tienen un adelanto increíble en tecnologías de seguridad. Lo que yo había aprendido en Venezuela era poco. Estamos viendo cómo nuestra empresa empieza a crecer y mejorar su imagen en el mercado. Veía a este país como atrasado por sus costumbres bucólicas, la ganadería, la agricultura, su gente pausada y no es así: es pujante, con grandes inversiones, una elevada calidad de vida y un potencial gigantesco de cosas por hacer. Es un país para crecer con él”.

El periodista José David Angulo remata: “Sí lo recomendaría, pero también aconsejaría revisar bien qué quieres hacer. Es adecuado si lo que buscas es tranquilidad y no andas pensando vivir en una megaciudad. Los paraguayos tienen una buena idea de los venezolanos, así que mi último consejo es dejar la viveza y venir a aportar”. Por lo visto, vigilar la emigración que sale de Venezuela es un asunto similar al de evitar la propagación de la dañina plaga de conejos invasores en el frágil ecosistema de Australia.

cita-1

Por supuesto, es muy difícil obtener datos fiables acerca de la diáspora criolla en la tierra del tereré —infusión similar al mate, muy típica del lugar. Hay un par de grupos en Facebook de venezolanos en ese país, y los que se mantienen comunicados por esa vía son alrededor de 300 vecinos. En la Cámara de Integración Venezolano-Paraguaya —@civenpar en Twitter— se limitaron a informarme que Gabriel Peñaloza, el presidente de la agrupación, hará una gira desde el primero de junio para “dar a conocer las oportunidades de inversión que ofrece Paraguay a  empresarios venezolanos”.

“Hay un dicho por acá que reza: Cuando llegas a Paraguay lloras, y cuando te vas también lloras’. Al principio tienes muchos sentimientos encontrados y te preguntas si realmente tomaste una buena decisión. Después agradeces haber elegido este país”, resume el ingeniero Palencia.

Si usted quiere terminar de convencerse de que Paraguay es la locación ideal para la escena final de su película de Sueño de fuga, vea el atractivo titular de esta noticia, una de las tres más leídas de este miércoles en el portal del popular diario ABC.

Fuente: Clímax

http://elestimulo.com/climax/destinos-insolitos-para-venezolanos-paraguay/

Te podría interesar

Padres y niños venezolanos refugiados en España celebraron la navidad

Durante la nochebuena en la capital española, cientos de solicitantes de asilo y refugiados -entre ellos muchos venezolanos– se reunieron …