martes , octubre 22 2019
Manuel Angel
Home / Gastronomía / Caña de azúcar, deliciosa Venezuela

Caña de azúcar, deliciosa Venezuela

Mercè Gost

La gastronomía sudamericana poco a poco ha ido creciendo, afianzándose y alcanzando un interesante renombre a nivel mundial. No es para menos, la fusión étnica que encontramos en estos países, unida a unas particularidades del medio físico muy especiales, se reflejan en su cocina, que resulta extremadamente rica en sabores, texturas y colores. Aunque cada país tiene su idiosincrasia culinaria propia, hay varios puntos de encuentro claves: la influencia de las regiones andinas y las culturas indígenas, las zonas tropicales y sus frutas exóticas, el influjo de los dos grandes océanos que les rodean (Atlántico y Pacífico) y las gastronomías llegadas con las colonias de inmigrantes (italiana, española, africana y hasta oriental).

La propuesta de las hermanas Osio parte de la gastronomía urbana tradicional de Venezuela, adaptándola de una forma muy contemporánea y fresca a nuestros días. 

En este sentido, llevamos ya unos cuantos años venerando, por ejemplo, la cocina peruana cada vez más presente gracias a la inestimable labor comunicativa de su máximo embajador, el chef Gastón Acurio. Sin embargo, aunque Perú es un buen ejemplo de está brutal mezcla gastronómica, era obvio que en el resto de países, el valor culinario era igual de estimable y solo una cuestión de tiempo ir descubriéndolo. En Barcelona, por ejemplo, acaba de abrir sus puertas un prometedor restaurante venezolano Caña de Azúcar. Un nuevo lugar de peregrinación para devotos de la gastronomía sudamericana, las explosiones de sabor, las aventuras culinarias y el buen hacer en la cocina. Las jovencísimas hermanas Osio son las alma máter de este estupendo proyecto, y las encargadas en los fogones de que te teletransportes a su país de origen, en un viaje a través de su exquisita gastronomía.

La propuesta de Adnaloy -mentora del proyecto- y Adriana -al mando de los postres- parte de la gastronomía urbana tradicional de Venezuela, adaptándola de una forma muy contemporánea y fresca a nuestros días. Propuesta que se complementa con la inclusión de platos del recetario familiar, que le otorga ese punto increíblemente casero, y poniendo especial empeño en lograr elaboraciones sobresalientes, con productos en su mayoría ecológicos, y rematado todo con una presentación colorista y delicada.

caña-de-azucar-1

Si estabas aburrido de la gastronomía patria, el shushi y el ramen te salen por las orejas, la comida mexicana la tienes ya muy vista, y nada consigue sorprenderte y saciar tu exquisito paladar hoy en día, Caña de Azúcar tiene los números para convertirse en tu nuevo espacio gastronómico favorito, en el que además, te harán sentir como en casa. Al entrar, comienzas una especie de evasión al trópico gracias a la decoración del local emulando una casa de colonial venezolana, el patio-recibidor diáfano, y esos colores tan vivos. Y a partir de allí, comienza la travesía de sabores, olores y texturas, en la que cada plato de su cocina, lleva consigo una historia y un sentimiento escondido.

Lo mejor, dar comienzo al festín con uno de los suculentos cócteles de ron venezolano que ofrecen combinado con un clásico de su cocina: el famoso tequeño. Lo preparan relleno de queso de vaca fresco, acompañado de chutney de rocoto, Rosita de la Vera y melao de Caña de Azúcar, que pedirás repetir por su suavidad. Acto seguido, conviene dejarse sorprender por los palmitos a la brasa, un plato sencillo, pero verdaderamente sabroso. El Vuelve a la vida aka pulpo marinado en lima y fruta de la pasión, sobre carpaccio de aguacate, salsa roja quemada y tostón, es otro de sus greatest hits, donde además hacen gala de una elaboración perfecta y de unos productos de gran calidad. Y llegó unos de los punto álgidos de su carta: el Pabellón Criollo, un crujiente de plátano maduro relleno de carne desmechada eco a 89ºc y Guayanés, sobre cremoso de frijoles negros, nata criolla y picante de ají amarillo. Aunque si eres más de mar, no te vayas sin probar su No te enamores del ceviche, de corvina salvaje marinada en salsa de jalapeños quemados, quinoa negra frita, choclo y pico de piña. El remate en el Caña de Azúcar tampoco tiene desperdicio, y puede llegar con un postre como el Tres leches, un bizcocho bañado en tres leches, bajo nube de marshmallow y frutos del bosque. What else?

 

Te podría interesar

Receta de Helado de leche condensada y piña

Si te probar nuevos sabores, esta receta de helado de leche condensada y piña es …