sábado , agosto 8 2020
Banner Chocolates Savoy
Home / Emprendedores / 5 errores comunes que cometen los emprendedores

5 errores comunes que cometen los emprendedores

4bb35e61-e1fb-4fc0-970f-3fe6efde5411

por Alejandro García

Emprender de forma eficiente puede hacer llevar el negocio a un nuevo nivel, creando un impacto más elevado y unos mejores ingresos. Además cuando las bases están muy consolidadas se establece para la persona encargada un modelo de vida con mayor libertad y beneficios personales.

Pero llegar hasta ese punto es complicado y muchos emprendedores tienen cualidades notables, otros construyen su empresa sobre unos pilares que se tambalean. Suelen seguir consejos que son populares pero que no tienen contrastada veracidad. Toman decisiones basadas en lo que creen y no en algo comprobado, sin seguir las recomendaciones de los clientes. Entonces suele ocurrir que el éxito se evapora y el crecimiento se aturde.

Lo que parecía un sueño puede volverse una pesadilla si se cometen los cinco siguientes errores:

  1. No estar preparado para lo inesperado

No importa lo sólido que sea tu plan de negocio, la vida siempre te sorprenderá con cosas totalmente inesperadas que sacudirán tu empresa. Durante esas situaciones la supervivencia o hundimiento de la compañía dependerá del plan de emergencia que tengas preparado. Dentro de este plan hay que incluir reservas de capital por si surge algún gasto extra. Además un plan de operaciones temporal por si la estrategia habitual se colapsa o no puede hacerse de la forma más adecuada.

Si existe un equipo al cargo en todo momento debe saber lo que se debe aplicar en caso de ocurrir esta situación. El caos y la desorganización durante una crisis puede ser letal, tumbando todo el esfuerzo acumulado durante tiempo. No hay que permitir que sea así, sabiendo contrarrestar las dificultades e incluso sabiendo adelantarse a ellas.

  1. Seguir su instinto sin comprobarlo

Es un gran peligro tener mucha confianza en lo que se piensa que harán los consumidores sin conocer sus gustos o entender sus ideas. Por eso es fundamental analizar el mercado y conocer cuáles son sus características. Además siempre hay que tener claro el feedback que puedan dar y asumirlo de forma adecuada. Hoy en día con las plataformas sociales es mucho más sencillo conocer estas impresiones así como tener un mejor análisis de las personas interesadas en los productos y servicios de la compañía.

Con las herramientas adecuadas es fácil conocer que cosas están funcionando y cuáles no, potenciando las primeras y tratando de evitar las segundas. Además el equipo debe ser una fuente de ideas para el emprendedor, dejándose aconsejar o valorando cualquier opinión aunque sea contraria. Ser terco y asumir las cosas sin comprobarlas sólo lleva a cometer fallos.

  1. Hacer todo por cuenta propia

Es natural querer controlar cada parte del negocio. Muchos emprendedores luchan cada día buscando el perfeccionismo para tener constancia de que cada detalle de la empresa está enfocado de la manera que se quiere, por eso no se entrena a nadie para ayudar.

Puede que sea un interno, un asociado, un compañero, etc. Son muchas las alternativas para conseguir delegar ciertas tareas y que se prospere en la compañía. Sobre todo algunas que son pequeñas pero acumuladas pueden quitar mucho tiempo para las más prioritarias, aquellas que deben definir la estrategia y liderazgo del negocio. Además siempre puedes apoyarte en la nube.

  1. No seguir progresando

Aprender los puntos básicos de un negocio puede ser suficiente para crecer y prosperar siempre que no se cometan errores. Para algunos es suficiente y con ello se sienten satisfechos. Pero la realidad es que no seguir progresando, con nuevos estudios, estrategias, métodos para trabajar de forma más eficiente, será una condena de cara al futuro.

Siempre hay que continuar formándose, adoptando nuevas posiciones, creando más vínculos, intentando mejorar. Quedarse estancado además de situar al emprendedor en la zona de confort hace que no esté preparado en el caso de que un imprevisto ocurra, llevando el negocio a una situación muy mala.

  1. Centrarse en las cosas equivocadas

Cuando las cosas proyectan mucha luz es fácil quedarse mirando, abrumado y distraído, pensando en que pueden ser algo bueno sin probarlo y sin ver la realidad de la situación de cada empresa. Es un daño común a medida que ha avanzado internet y las nuevas tecnologías, donde se observan numerosas estrategias para tener éxito. Por eso no hay que copiar, ya que lo que puede estar funcionando para uno no tiene porque ser eficaz para otro.

No hay que dejarse cegar por estrategias que no son correctas para una empresa o que todavía no lo son. Hay que tener una visión cerrada por los bordes donde se centre en que está ocurriendo en la empresa y cuales son sus puntos fuertes y débiles para así tratar de sacar mejor partido al rendimiento.

Te podría interesar

Guía práctica para la reapertura de la hostelería

Rita Rodríguez Jesús Rafael Martínez, alumno de la escuela de Hostelería del IES «San José», …