jueves , octubre 29 2020
Banner Chocolates Savoy
Home / Empresas / La inversión española en Venezuela se hunde a sólo 8 millones en 2014

La inversión española en Venezuela se hunde a sólo 8 millones en 2014

BBVA-Provincial

La entrada de capital español ha caído un 95% mientras las exportaciones descienden un 41%. El Gobierno de Caracas adeuda 8.000 millones de euros a las 110 empresas españolas en el país.

Venezuela, uno de los destinos estrella de la inversión española en la década de los noventa, es hoy un mercado abandonado por el capital, los exportadores y los turistas españoles, que huyen de aventuras en un país asolado por el régimen chavista y de su acólito Maduro, carente de seguridad jurídica y donde no hay respeto a la libertades y al Estado de Derecho.

Los datos de la Secretaría de Estado de Comercio cifran en sólo 8,14 millones de euros el importe total de la inversión bruta española en el país andino durante los tres primeros trimestres de 2014-últimos oficiales disponibles- que supone un espectacular descenso del 95 por ciento con respecto los 169,61 millones invertidos el año anterior.

Una cifra, esta última que también está muy alejada de los 1.002,5 millones que las empresas españolas invertían allí en el año 2006, justo antes del inicio del tercer mandato de Hugo Chaves, quien el 10 de enero de 2007 anunciaba ante la Asamblea Nacional que llevaría a Venezuela hacia el denominado Socialismo del Siglo XXI, mientras lanzaba el eslogan de «Patria, socialismo o muerte».

Una consigna que en el terreno de la economía se tradujo en una oleada de nacionalizaciones y de expropiaciones de empresas y en el recrudecimiento de una campaña política y económica contra España y nuestras empresas.

Ese fue el detonante, aunque la persecución había comenzado ya tres años antes, cuando la Ley de Hidrocarburos de 2004, impulsada por el gobierno chavista, obligó a Repsol YPF a crear la primera empresa mixta petrolera del país con la venezolana PDVSA.

Una alianza forzada y ruinosa para la compañía española, que ha reducido su producción «debido a las bajas inversiones y a la ineficiencia en la gestión», tal y como destaca el último Informe Económico y Comercial elaborado por la Oficina Económica y Comercial de España en Caracas.

La expropiación en 2010 del grupo agroalimentario Agroisleña es otra de las arbitrariedades del régimen chavista contra los intereses económicos españoles, estando aún pendiente de pago los mil millones de euros que se establecieron como compensación

Un informe en el que se resalta también como PDVSA tiene que invertir en proyectos sociales, lo que explica que pese a los elevados precios del petróleo que se han registrado hasta el último ejercicio, sus beneficios se hayan deteriorado y que su deuda haya superado el 11 por ciento del PIB del país, mientras se le permite que incurra en descubiertos.

Pese a esa inestabilidad política y jurídica, en Venezuela permanecen hoy 110 empresas españolas a las que el régimen de Nicolás Maduro adeuda más de 8.000 millones de euros, y que han denunciado también retrasos en la concesión de autorización para realizar importaciones o para repatriar los dividendos.

Entre las principales empresas españolas que aún están en el país destacan, además de Repsol, Telefónica, BBVA, Mapfre, Iberia, Acciona, Acerinox, Iberdrola Ingeniería, Duro Felguera, Meliá, Indra, Zara o la Agencia EFE.

La convocatoria urgente a los responsables de estas empresas por parte de las autoridades venezolanas, con las consiguientes amenazas de represalias, han alertado al Ejecutivo de Madrid, quien no descarta próxima expropiaciones.

Destacar que el BBVA, con una filial valorada en 1.600 millones de euros, tiene más de 500 millones de euros pendientes de repatriar, mientras que los activos de Repsol y Telefónica en ese mercado se estiman en 2.500 y 1.100 millones de euros, respectivamente

Mientras el citado informe de la Oficina Económica y Comercial de España en Caracas advierte también de que en los últimos años se está observando un retorno al proteccionismo en el país. «Además del incremento en los aranceles -explica- ha aumentado el uso de medidas no arancelarias, incluidas los contingentes, el uso activo de preferencias nacionales en la contratación pública, los programas de créditos preferenciales, los reglamentos técnicos y las prescripciones de contenido mínimo nacional».

Hoy Venezuela ha caído a la undécima posición como destino de la inversión española en América Latina, superado por Brasil, México, Perú, Colombia, Chile, Argentina, Bolivia, Cuba, Paraguay, Uruguay y Panamá.

En línea con la caída de las inversiones, también las exportaciones españolas han sufrido un fuerte descenso en 2014. En concreto, las ventas españolas al país andino fueron sólo de 541,5 millones de euros, equivalentes al 0,22 por ciento del total de nuestra exportación en el último ejercicio y con un descenso interanual del 40,9 por ciento.

Por contra nuestras compras a Venezuela crecían el 3,3 por ciento hasta 1.300,4 millones de euros, aunque hay que precisar que el 96 por ciento de estas importaciones, 1.248 millones de euros, fueron por compras de petróleo.

Las principales partidas de exportación española a Venezuela son Bienes de Equipo, que aportan el 38,4 por ciento del total, seguidos de productos químicos, semimanufacturas, alimentos y manufacturas de consumo entre las que destacan los textiles. Precisamente las ventas de bienes de equipo son la que registraron el mayor descenso en 2014 al caer un 52,1 por ciento.
Fuente://www.economiahoy.mx

Te podría interesar

Acabaremos votando a Amazon en España

Cuando estas multinacionales tengan todo el poder absoluto, ya no tendrá sentido la existencia de la clase política.