Pastor Maldonado: ángel o demonio

Pastor_Maldonado_F1str

“Pastor ha librado una batalla titánica con los problemas de los bólidos que le han asignado, los incidentes que ha generado su estilo agresivo de manejo, las críticas malsanas y burlas que diariamente recibe”
pastormaldonado.jpg
Está de su parte calificar a como ángel o demonio, pero no sea uno más de la extensa lista que critica sólo por una tendencia política o piensa que sólo con millones de dólares se llega a la máxima categoría. Foto Archivo VTV.

Desde la llegada de Pastor Maldonado a la Fórmula Uno, inició una campaña malsana, apátrida y desleal en contra del volante criollo por el simple hecho de identificarse con el Comandante Hugo Chávez. Lamentablemente quienes critican una politización del deporte por parte del Gobierno Bolivariano, son quienes por razones políticas cuestionan, critican, censuran e ignoran a una enorme cantidad de deportistas y selecciones que triunfan diariamente en nombre de toda .

Los especialistas y fanáticos de los deportes a motor, que cada vez son más en el país, conocen en profundidad las necesidades logísticas, económicas, deportivas y de mercadeo que requieren los pilotos para poder desarrollarse y competir en los principales circuitos a nivel mundial. Más allá de su talento y condiciones, deben contar con una chequera poderosa para destacar.

Esas condiciones hacen aún más elitistas las modalidades de motociclismo y automovilismo, que por naturaleza sólo son practicadas por un grupo pequeño debido a los altos costos que implica su desarrollo. Es decir, para participar en torneos de deportes a motor no basta con poseer talento, se debe contar con patrocinio y financiamiento.

A diferencia de otras disciplinas donde la enorme mayoría de sus practicantes provienen de los sectores más humildes de la sociedad y ven en el deporte una gran oportunidad de salir de la pobreza, casi la totalidad de los pilotos pertenecen a las clases media-alta y alta porque para poder costear los gastos del karting (categoría de iniciación) se debe ser acaudalado o contar con un apoyo económico importante.

Antes del año 2000 había muy poca masificación de las actividades a motor, por las razones antes expuestas, pero con el transcurrir del tiempo el Gobierno Bolivariano, diversas instituciones del Estado y empresas privadas comenzaron a invertir y apoyar a los pilotos de automovilismo y motociclismo para que viajaran al extranjero a representar a Venezuela en múltiples categorías, modalidades y eventos.

Ese soporte generó la consolidación de muchos atletas, el desarrollo de innumerables y la iniciación de un enorme grupo de niños en karting, todos con la oportunidad de exhibir su potencial fuera de nuestras fronteras.

De la mano de la inversión de Petróleos de Venezuela S.A. se proyectó la carrera de Pastor Maldonado, primero en la GP2, la categoría antesala a la Fórmula Uno, donde se consagró campeón en la campaña 2010, ganando 6 carreras, sumando un segundo y un tercer puesto para totalizar 87 puntos y ser el primer latinoamericano en triunfar en este torneo, ratificando su extraordinario talento.

Pero las cualidades virtuosas para conducir del maracayero no bastaban para cumplir el sueño de todo piloto, por lo que necesitó del apoyo del Gobierno para conseguir un cupo en la máxima categoría, siendo la escudería que acogió al atleta nacido en marzo de 1985.

Tener un representante en la Fórmula Uno se tradujo en una doble satisfacción para el país, pues significa ser cuna de uno de los mejores del mundo y confirmaba el inconmensurable apoyo moral, económico y social que le ha entregado el proyecto revolucionario al sector deportivo, incluyendo al automovilismo que fue olvidado durante años, siendo el último criollo en brillar en la F1 durante 1984.

Lamentablemente un sector radical de la población y muchos se encargaron de cuestionar el talento del criollo por su tendencia política y aprovechando el discreto rendimiento que tuvo el maracayero en su primera temporada para satanizarlo. Incluso cuando logró la mayor hazaña para un piloto criollo de automovilismo al ganar el Gran Premio de en 2012, ratificando su inmenso potencial, muchos calificaron de suerte esa gesta y otro grupo, afortunadamente minoritario, se enfureció con el triunfo histórico, que fue festejado por la enorme mayoría del pueblo venezolano.

Pastor ha librado una batalla titánica con los problemas de los bólidos que le han asignado, los incidentes que ha generado su estilo agresivo de manejo, las críticas malsanas y burlas que diariamente recibe. Ciertamente, sus estadísticas no han sido tan positivas, pero la competitividad de la Fórmula Uno es altísima y en los últimos años la hegemonía de las escuderías Mercedes y Red Bull Racing ha limitado aún más el rendimiento de los otros competidores.

La situación es tan compleja para Maldonado, que hasta muchos partidarios del chavismo ponen en tela de juicio su capacidad y parece que se agotaron los argumentos para defenderlo. Ni hablar de quienes odian todo vestigio revolucionario que disfrutan cada debacle del criollo y siguen sacando cuentas para descifrar cuánto le cuesta al país tener un piloto en la F1.

Está de su parte calificar a Pastor Maldonado como ángel o demonio, pero no sea uno más de la extensa lista que critica sólo por una tendencia política o piensa que sólo con millones de dólares se llega a la máxima categoría. Mucho menos se regocije por los malos resultados, pues él representa a todo un país e independientemente su posición en la pista, está enalteciendo la Bandera de Venezuela, la cual nos identifica a todos los nacidos en la patria de Bolívar.

Finalmente hago referencia a la reflexión que muchos atletas de alta competencia han realizado sobre la inversión que hace el Estado para apoyar a los deportes a motor. Todos merecen el financiamiento pero muchas veces sería prudente ponderar las capacidades y oportunidades para fomentar merecidamente la masificación, desarrollo y proyección de cada disciplina, selección y atleta según sus necesidades e importancia para la nación.

Publicado por: http://www.vtv.gob.ve/articulos/2014/08/01/pastor-maldonado-angel-o-demonio-8339.html

Deja tu Comentario

También te puede interesar

La Vida Boheme gana Grammy para Venezuela

La Vida Boheme gana Grammy para Venezuela   0

El cortometraje Flamingo, que fue musicalizado por “La Vida Bohème”, ganó el gramófono de “Mejor video musical versión corta”, durante la gala no televisada de los Latin Grammy. Flamingo fue escrito [...]

Instagram

Revista Venezolana Edición Febrero